Cerrar

Ir
El proceso de construcción del paso a desnivel desde la ruta de la ciudad capital hacia Huehuetenango en agosto. Teresa Gonón

Cuatro Caminos, un megaproyecto y el futuro de las ventas particulares

Tipo de Nota: 
Información

Cuatro Caminos, un megaproyecto y el futuro de las ventas particulares

Texto
Foto: Teresa Son
Historia completa Temas clave

Los bocinazos de las camionetas y la fila de pasajeros comprando en los pequeños puestos de Cuatro Caminos sobre la ruta Interamericana, acompañan la construcción de un megaproyecto.

Puestos de frutas, xecas y roscas anticipan el kilómetro 187 de la carretera Interamericana, un punto comercial estratégico que une las rutas hacia Quetzaltenango, Totonicapán, Huehuetenango y Ciudad Capital.

[galeria]

Antes de 2020, los vendedores de la zona aprovechaban el flujo de vehículos para ofrecer estos productos. En Guatemala el comercio informal ha sido uno de los medios de subsistencia de numerosas familias; con las ventas que realizan en conjunto, cubren sus necesidades más básicas en el día a día. Según la Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos (INEI 2021) la tasa de informalidad en este sector en octubre de 2021 constituía el 73.71 %.

En San Cristóbal Totonicapán,  el inicio de la construcción del megaproyecto de paso a desnivel en Cuatro Caminos,  en febrero del 2020, ha provocado que las filas de vehículos se hagan más largas. Desde tempranas horas, los vendedores ubican sus productos a un costado de la ruta que va desde Quetzaltenango al punto de Cuatro Caminos, divididos en pequeños sectores de dos metros. Son pequeñas «champas» de lámina con mesas de madera en su interior y sin puertas. Una sola champa aglutina a varias familias y les sirve para  exponer su producto, para descansar y surtir una canasta que usan para la venta.

Mientras algunos familiares, incluidas niñas y niños, cuidan el puesto esperando que alguien les pida una bolsa de roscas, gaseosas o golosinas antes de subirse a los buses para emprender o continuar el viaje, otras y otros caminan con esa canasta surtida, en medio de las filas de vehículos y suben a los buses desde Cuatro Caminos hacia el punto conocido como La Morería, para ofrecer sus productos.

En los 28 meses que lleva el proyecto, ha aumentado el tráfico vehicular y a la par han iniciado las construcciones de hoteles, restaurantes y locales nuevos que amenazan con pronto suplantar las ventas de los comerciantes informales de la zona.

[relacionadapzp1]

Autor
Autor