Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Capítulo 14. El Diario Militar, 1983-1985
Ir

Capítulo 14. El Diario Militar, 1983-1985

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Gracias a la existencia del documento se puede co­nocer la lógica de la represión entre 1983 y 1985. Que Claudia entregó a Salvador, y Salvador a Gustavo, y que Gustavo habló sobre dónde tenía el Partido enterra­das sus armas en Petén para el frente guerrillero que estaba tratando de formar.
Lo que el Diario omite son todas las otras ejecucio­nes que el ejército probablemente ordenó durante el mis­mo periodo en el que elaboraron este documento.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 6 mins

Como un enredadera de tallo nudoso, la guerra se entrelazó con la vida. Algunos murieron asfixiados por ella. Otros supieron trepar. Esta es la historia de dos hombres, la Universidad de San Carlos y un crimen. Las vidas de Vitalino Girón, un expolicía jutiapaneco que acabó siendo uno de los últimos intelectuales del partido comunista, y del rector Eduardo Meyer se entrecruzaron en 1984, cuando el Ejército aún decidía quién podía vivir en Guatemala y quién no. Documentos inéditos hallados en el Archivo Histórico de la Policía Nacional permiten comprender la lógica de una de las últimas campañas de “control social” contra el movimiento sindical ejecutadas por la dictadura militar antes del comienzo del actual periodo democrático.

Los golpes que recibió el Partido desde mediados de los sesenta fueron innumerables. Desde 1974, los co­munistas no habían podido organizar una asamblea para nombrar secretario general y acordar cambios en su estrategia. Que un número importante de diri­gentes se reuniesen un día en un mismo lugar era un riesgo demasiado alto.

El Partido funcionaba por inercia. Pero pese a las es­cisiones y el malestar que provocaba la permanen­cia indefinida de su secreta...

Autor
Autor
a
a