Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Baldizón no existe
Ir

Baldizón no existe

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Editoriales

Quería parecer sereno pero, cada tantos segundos, le crecía bajo la nariz un molesto bigotillo de sudor que frotaba con urgencia hasta hacerlo desaparecer. No era un verdadero mostacho, sino un bozo de facto.

Estaba incómodo. Las gotitas que centelleaban bajo sus orificios nasales constituían alta traición a su imagen tan pulcra, tan calculada, con esa raya de pelo casi fósil a un lado de la cabeza. Aquella cosa que le brotaba bajo las narices como el bigote breve a los viejos golpistas, aquel espejismo húmedo, era la forma en que su cuerpo contradecía su autocontrol y su aplomo su catálogo de sonrisas y ponía en evidencia que se sentía bajo presión; probablement...

Autor