Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
El día en que Fermín Solano fue el teniente David
Ir

El día en que Fermín Solano fue el teniente David

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Los testimonios más contundentes para responsabilizar a Solano no vendrán de oficiales de Inteligencia Militar, como el general retirado Quilo Ayuso, ni de forenses o técnicos del Ministerio Público; los señalamientos más serios los harán sus antiguos compañeros de lucha, exintegrantes de ORPA.
“Nunca manejé situaciones de poder, no estuve implicado en situaciones que violentaran la vida humana”, se defendió Fermín ante el tribunal al alegar su inocencia.
Fermín Solano Barillas negó ser el "comandante David". Era maestro de educación primaria antes de ser juzgado.
El Ministerio Público pidió, en un principio, 690 años de prisión para Solano Barillas.
El Tribunal de Sentencia de Chimaltenango, presidido por el juez Wálter Jiménez, condenó a 90 años de cárcel a Fermín Felipe Solano Barillas por la masacre de 22 personas en El Aguacate, San Andrés Itzapa, Chimaltenango, en 1988.
La condena contra Solanofue de 90 años. Sesenta corresponden al delito de asesinato en forma continuada y 30 por crímenes contra la humanidad.
La familia de Fermín Solano Barillas oraba para que recuperar su libertad.
Fermín Solano Barillas se declaró inocente de los hechos que se le imputaron.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 10 mins

El exguerrillero Fermín Felipe Solano Barrillas fue condenado por el Tribunal de Sentencia de Chimaltenango a 90 años de prisión por su responsabilidad en la masacre de la aldea El Aguacate, ocurrida en 1988. La muerte de 22 campesinos fue adjudicada a Solano, conocido en esa época como el teniente David. Esta es la primera condena a un integrante de la guerrilla por crímenes cometidos durante la guerra.

Impasible, sereno, con las manos cruzadas sobre la mesa, enfundado en viejo suéter negro y una camisa blanca, Fermín Felipe Solano Barillas, a quien le han sido retirados los anteojos, escucha como su abogado da los argumentos finales ante el tribunal en un intento para separarlo del nombre de guerra que finalmente lo condenará: David.

Es el jueves 3 de julio y el acusado aguarda mientras escucha los alegatos de su representante en el salón del juzgado de Chimaltenango. Ha pasado poco ...

Autor
Autor
a
a