Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Por sus actos lo conocerás
Ir

Por sus actos lo conocerás

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
"Son (militares) progresistas que crecieron con las manos manchadas de sangre, aunque no tenemos información directa que sugiera que el Coronel Pérez haya estado involucrado, personalmente, en actividades de esta naturaleza. Al mismo tiempo, no se puede decir con autoridad que este grupo de oficiales progresistas no sigue influenciado por su pasado". Archivo de EE.UU.
Es difícil saber qué piensa Otto, el hombre del semblante impávido, de la mirada inerte. Más cuando unos lo consideran una especie de Juan Manuel Santos, una especie de traidor a los de su estirpe, al espíritu de cuerpo, o a sus aliados tácticos, como algunos podrían ver la reducción del ejército y sus batallitas con el sector privado. Pero él se empeña en mirarse en el espejo de Uribe.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 35 mins

Hace cuatro años, el 28 de septiembre de 2007, un grupo de periodistas de elPeriódico, para el que yo trabajaba, desayunó con parte del Partido Patriota en el hotel Holiday Inn de la zona 10. La reunión y nuestras preguntas duraron varias horas, pero cuando Otto Pérez Molina se levantó de la mesa, dándola por terminada, probablemente ninguno sabía que las preguntas aún no habían concluido. Lo supimos unos minutos después todos los periodistas, con estupefacción, cuando pisamos la recepción del hotel.

En las escaleras, media docena de colegas esperaban al candidato para darle una noticia de último momento (o quizá ya la sabía): hacía apenas un rato que su amigo, el ex oficial de inteligencia Giovanni Pacay Paredes, con el que había trabajado en la D-2, había sido tiroteado en su oficina, y se le daba por muerto. Otto Pérez respondió a las preguntas sin mostrar miedo ni estupor ni piedad ni pena en el rostro, y después se marchó. Según nos dijeron, iba a otra reunión.

En aquel moment...

Autor
Autor
a
a