Cerrar

Ir

Las élites empresariales y el miedo

Tipo de Nota: 
Opinión

Las élites empresariales y el miedo

07 de Septiembre de 2017
Tiempo aproximado de lectura: 5 mins

Frecuentemente, quienes ocupamos una posición política opuesta a la patronal nos preguntamos cómo es que ellos logran cerrar filas en momentos clave de la historia nacional. Por supuesto que, como acceder a esos niveles de información siempre es muy complicado, uno procede a proponer heurísticos basados en la información y en los posicionamientos públicos que ellos mismos emiten. En ningún momento han de verse como sentencias o afirmaciones definitivas, ya que, como dice un amigo, más que en la era de la posverdad, vivimos en la era de la posverificación.

Redes-lateral

Una de las hipótesis que poco habíamos considerado es la del miedo. Su propia historia, la historia de los sectores privilegiados, la oscura historia de las élites, les espanta. Y eso los hace relativamente manipulables, especialmente por actores ex/promilitares vinculados a la contrainsurgencia, que saben, demasiado bien, cómo, cuándo y por qué hacerlo.

El juicio por genocidio dio la pauta para leer más

Todo iba bien con la lucha contra la corrupción liderada por la Cicig y el MP hasta que se empezó a seguir el dinero.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a
Lo que me preocupa, en última instancia, es cómo prevenir que sean las organizaciones sociales indígenas y campesinas las que paguen el precio de esta restauración del proyecto de las élites.