“En Guatemala existe mucha riqueza, lo que no existe es oportunidades”

El Progreso

CIFREDO MOSCOSO SANTOS

Terapeuta clínico
Sanarate
Edad en el momento de la entrevista (2017)/ 35
Lugar más lejano al que ha viajado/ “En el año 2007 fui a Venezuela a través de una institución que nos llevó a capacitación. Me gustaría visitar Cuba y Colombia”.

 

Cifredo es de Sanarate, El Progreso, pero es terapeuta clínico en Guastatoya. Es ciego. Siempre recibió el apoyo de sus padres. Estudió la primaria, los básicos y el nivel medio en Sanarate, luego se fue a la capital a trabajar en una empresa de joyas, por necesidad porque la familia no era muy acomodada, entonces había que aportar económicamente. A los 15 años, jugando en la terraza de su casa perdió el equilibrio y cayó al vacío. Esto le provocó una lesión que le hizo perder la vista totalmente a los 23 años. Estuvo deprimido seis meses, luego obtuvo una beca para ser terapeuta clínico. Estudió dos años, parte en la capital, parte en Sanarate. Ahora trabaja en Guastatoya con personas con discapacidad física. Tiene buena relación con sus colegas, y un asistente que también es ciego. Vive solo, pero sus padres son vecinos. Estuvo casado por cuatro años y ahora está separado. No tiene hijos. La movilidad en El Progreso es muy difícil para gentes con discapacidad porque hay muchos obstáculos. Las oportunidades para las personas con discapacidad son muy escasas. “Necesitamos que la gente se sensibilice y tome conciencia”, dice. “En Guatemala existe mucha riqueza, lo que no existe es oportunidades; las personas con discapacidad estamos en un nivel bajo porque la gente no cree que somos capaces de realizar una labor y de cumplir una jornada de trabajo, pero podemos desarrollar mucha habilidad con el sentido del tacto”.