Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
El Mirador: el incierto futuro de unas ruinas
Ir

El Mirador: el incierto futuro de unas ruinas

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Se le reprocha también a Richard Hansen exagerar los peligros que acechan a la “cuenca Mirador” y de divulgar una visión falsa del estado de la selva fuera de la “cuenca”.
Después de tanta agitación, príncipes, empresarios, millonarios internacionales, puede que El Mirador no pase de ser un destino turístico muy alternativo, reservado a los que gozan de buena condición física.
Mapa del recorrido hacia el sitio arqueológico
Área de explotación forestal
Xate, una de las pocas actividades que genera ingresos a los pobladores de Carmelitas
Explotación maderera
Taller de carpintería instalado por la cooperativa
Aserradero instalado por la cooperativa
Entrada a la cooperativa
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 24 mins

”Un diamante en bruto“: así es como el arqueólogo norteamericano Richard Hansen define El Mirador, ciudad maya de proporciones colosales, famosa y desconocida a la vez. Y como todos los diamantes de incalculable valor, el sitio arqueológico calienta las mentes, desata imaginaciones, atrae codicias y enciende conflictos.

Al pie de la pirámide La Danta, políticos, empresarios, diplomáticos, millonarios internacionales e incluso un príncipe, el de Mónaco, y un actor y director hollywoodiense, Mel Gibson, se dan cita y entremezclan la pasión por una civilización antigua con seductores planes de desarrollo turístico para este sitio arqueológico, tan cerca y tan lejos de la Riviera Maya mexicana y sus seis millones de visitantes anuales.

Mientras tanto, una pequeña comunidad de 380 personas se pregunta con ...

Autor
Autor
a
a