“Al menos en Guatemala uno es libre, en cambio allá hay que esconderse”

Tipo de Nota: 
Información

“Al menos en Guatemala uno es libre, en cambio allá hay que esconderse”

Tiempo aproximado de lectura: 2 mins
Historia completa Temas clave

Redes-lateral

MIGUEL ÁNGEL CÓBAR GARCÍA

Agricultor
Aldea El Rodeo, Escuintla
Edad en el momento de la entrevista (2017)/ 55
Lugar más lejano al que ha viajado/ “He ido a Esquipulas a conocer. Trabajé en la capital, en Antigua, en Escuintla”.

 

Miguel Ángel es agricultor en la aldea El Rodeo, Escuintla. Tiene cinco hermanos. El papá era albañil, además tenía ganado y cerdos. “Destazábamos marranos y vendíamos la carne. Pastoreábamos las vacas y las ordeñábamos”. Estudió en la escuela de El Rodeo hasta quinto grado y a los 13 años se dedicó al campo, limpiando el monte. Ganaba Q.1.30 por una tarea de 6:00 a 11:00 de la mañana. Trabajó cortando caña, y le pagaban 15 quetzales por tonelada. Hacía dos toneladas diarias. Cuando no había corte, se dedicaba sembrar. Había bastantes accidentes por falta de práctica, pero se pagaba IGSS. “Tuve dos accidentes. La primera vez me corté el dedo, la segunda vez en la pierna. Me llevaron al IGSS de Escuintla”. Trabajó por temporadas, a veces cortando caña, a veces como albañil. Se casó a los 25 años y tuvo seis hijos. Murieron dos, quedaron cuatro. Tiene cinco nietos, uno de ellos estudia en la escuela Arjona. Heredó el terreno de su papá, pero él construyó su propia casa con la ayuda de una hija. Sigue trabajando en fincas. Gana entre 60 y 70 quetzales diarios. “Aquí en la aldea antes era tranquilo, ahorita está peligroso, hay mucha delincuencia. Cambió bastante con la construcción de la carretera y el autódromo”. Uno de sus hermanos vive en Estados Unidos. Pensó él también en irse, pero el hermano le explicó que vivir allá tampoco es ganga. “Al menos en Guatemala uno es libre, en cambio allá hay que esconderse, y hay que trabajar doble jornada para mandar dinero”.

Autor
Ver Comentarios
Autor
a
a