Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Los innombrables
Ir

Los innombrables

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
“No está claro aún quién dio esas órdenes”, se lee en cable confidencial serie (U) IIR 6 829 0509 90, enviado ese día por la sección de San Salvador al cuartel de la CIA, en Virginia; al Pentágono; al Departamento de Estado; y a la Casa Blanca. Fue hasta entonces que el Presidente Cristiani anunció que la Comisión Investigadora de Hechos Delictivos (CIHD) de la Policía Nacional había encontrado evidencia que implicaba al batallón Atlacatl en el crimen.
El 8 de agosto de 1990, la sección de la CIA en San Salvador avisó a Washington que habían detectado el paradero de tres oficiales que estuvieron en la Escuela Militar la noche de los asesinatos y cuyos relatos podrían ser valiosos: el capitán Herbert Oswaldo Vides Lucha, el mayor Castillo González y el capitán Julio García Oliva.
El jardín en donde los asesinaron
El XXV aniversario de la muerte
El jardín en donde fueron asesinados
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 17 mins

¿Quién dio la orden de asesinar a Ellacuría y no dejar testigos? No fue, en primera instancia, el coronel Carlos Guillermo Benavides, condenado en 1992 como autor intelectual y amnistiado meses después. El Gobierno de George Bush padre en Estados Unidos lo supo pronto. Desde El Salvador los señalamientos apuntaban al general Rafael Bustillo, de la Fuerza Área y a un sector “oscuro” del Ejército. Todo indica que hubo un esfuerzo desde la administración Cristiani y desde Washington para que esas dudas nunca llegaran, en forma de indicios, ante el juez salvadoreño Ricardo Zamora, quien entre 1991 y 1992 juzgó a Benavides y a otros nueve militares por la masacre. El juez que tiene abierta una causa por estos asesinatos en Madrid desde 2008, dice que lo único que la justicia española necesita para abrir el juicio a sumario es que el Tribunal Supremo de su país establezca que el juicio celebrado hace 23 años en San Salvador fue un fraude. Y lo fue de acuerdo a la información que hay en los cables estadounidenses.

Las primeras sospechas de los estadounidenses recayeron en el mayor Roberto d´Aubuisson, máximo líder del partido Arena y entonces presidente de la Asamblea Legislativa. Se lo hicieron saber directamente, a través de un investigador del FBI que vino de México a averiguar sobre la masacre. D'Aubuisson señaló al general Rafael Bustillo, de la Fuerza Aérea, al...

Autor
Autor
a
a