Cerrar

Ir

¿Zona roja o zona crema?... ¿O naranja?

redes sidebar
A pesar de ser considerada como la más moderna y cosmopolita ciudad de Centroamérica, la Ciudad de Guatemala es la anfitriona de una robusta colección de crímenes que se repite año con año, pero que se manifiesta con mayor magnitud en distintos puntos de la ciudad.

La violencia resulta uno de los dueños de las calles y el miedo, el patrón de los capitalinos. El temor a la muerte es grande y la libertad individual pequeña. Las huellas de la violencia acechan la vida de más de dos millones de personas en el municipio, cuya existencia está marcada por la inseguridad que hay en ella. ¿Habrá más sufrimiento entre quienes viven en la zona 18 a las de la zona 15?

Según los datos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, que abarcan de junio de 2011 a junio de este año, el área con un mayor número homicidios es la zona 18, con un total de 151 muertes criminales. La persiguen de cerca la zona 7, con 144 asesinatos, y la zona 12 con 117.

En contraste, son nulos los crímenes mortales en puntos como la zona 15: ningún asesinato en ese periodo. La zona 15, la única para la que el Inacif no detecta homicidios en el período de un año, es una prueba, no obstante, de que existe un subregistro por parte de la institución que tiene alguna de la información más fiable. La prensa dio cuenta de al menos un homicidio en ese tiempo.

Después de la 15, las zonas con menor cantidad de homicidios en la Ciudad de Guatemala son la 25 y 14, con dos y tres asesinatos respectivamente.

El siguiente mapa representa las zonas más violentas, como la zona 18, 7 o 12, quienes constituyen los índices más altos de actos vandálicos, la zona “roja”.

Las zonas 15, 25 y 14, representan la zona “crema”. Y entre éstas, las que acechan de cerca, las zonas naranja, que en cualquier momento podrían llegar a ser parte de lado oscuro del mapa.

En el transcurso de un año, se han registrado 1,035 homicidios en la Ciudad de Guatemala.

 Sin embargo, datos absolutos como los mostrados anteriormente, describirían a medias y con sesgo la distribución de la violencia en la capital. Una mejor forma de ver cuáles son las zonas más violentas pasa por relacionar la cantidad de homicidios con el tamaño de la población. La siguiente tabla muestra, por zona, la cantidad de asesinatos por habitantes.

 

Con ello, el panorama cambia. La zona 9, con 1750 habitantes, un 0.2% del total, la menos poblada de la capital, se convierte en la más peligrosa. En el mapa aparece también un corredor de violencia que va desde la zona uno hasta la zona 12.

En términos relativos, la zona 18 se convierte en el noveno territorio menos violento de la ciudad. Y se mantienen entre las áreas más pacíficas la 15, la 25 y la 14.

 

 

Un análisis más preciso de la distribución de la violencia en la capital requeriría disponer de los datos que no se refieren tanto a quién vive dónde, sino quién pasa el día dónde. Durante el día la población se desplaza constantemente y muchas áreas habitacionales se vacían y su población se mueve a zonas comerciales y laborales, como la zona 1 o la zona 9, por ejemplo. En ellas confluyen todos los días miles de trabajadores venidos de otras zonas. Eso implicaría un mayor número de personas, y por lo tanto la tasa de homicidios por mil habitantes sería menor.

Autor
Autor
a
a