Walter Mazariegos y el arte de ascender al poder universitario | Plaza Pública

Cerrar

Ir
El candidato a la rectoría de la USAC y decano de la facultad de Humanidades, Walter Mazariegos, el día de la entrevista. Eduardo Say

Walter Mazariegos y el arte de ascender al poder universitario

«No podemos pedir si no damos nada a nuestra facultad… basta que haya un grupo apoyando de la jornada domingo, deben asistir dos de cada sección más otros tres o cuatro estudiantes», se le escucha decir a una mujer, previo a la elección de vocales estudiantiles en la Junta Directiva de la facultad a mediados de 2021.
Tipo de Nota: 
Información

Walter Mazariegos y el arte de ascender al poder universitario

Historia completa Temas clave
  • Walter Mazariegos ha construido una red de apoyo político universitario a lo largo de dos décadas desde la Facultad de Humanidades. 
  • Ha ganado cuatro veces la decanatura de esta facultad, casi sin oposición. 
  • En el grupo que lo impulsa a la rectoría figura Juan Carlos Godínez, abogado incorporado a  la lista de actores corruptos y antidemocráticos del Departamento de Estado de Estados Unidos. 
  • Su campaña hacia la rectoría ha sido pomposa y cuestionada: fiestas, sorteos, un jaripeo. 
  • Si logra la rectoría ofrece construir tres pasos a desnivel en el campus central, torres de estacionamientos, ascensores, rediseñar carreras, agilizar graduaciones y crear un centro de invención.
  • Sus opositores lo tildan como el candidato del oficialismo y la continuidad del sistema cooptado en la universidad pública. 

Walter Ramiro Mazariegos Biolis quiere ser rector de la Universidad San Carlos. Suma dos décadas de experiencia en la política universitaria. Es el candidato de las estructuras tradicionales dentro y fuera de las aulas. Los últimos 13 años ha sido decano de la Facultad más grande en número de estudiantes. Llegó al puesto después de que su antecesor fue asesinado en 2008, y se ha convertido en el decano con más elecciones al hilo. Es el candidato que ha sabido jugar para eliminar a la oposición a su paso.

Walter Mazariegos tiene una analogía futbolera para explicar cómo funciona la política en las elecciones a rector de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac). La única universidad pública del país.

«Cuando estudié magisterio tenía 16 años y fui al estadio Mateo Flores (ahora Doroteo Guamuch) para ver un clásico. En ese entonces permitían entrar cocos y un fanático le dió con un coco a otro y lo desmayó. Mientras la gente se peleaba en el estadio, los directivos y los jugadores de los rojos y los cremas comían felices en un restaurante de la Sexta Avenida de la zona 1. Igual funciona esto (la elección a rector de la Usac)».

Mazariegos tiene 48 años, es originario del departamento de Santa Rosa y desde inicios de los noventa está involucrado en los acontecimientos políticos de la universidad pública del país.

Estudió magisterio en el Instituto Rafael Aqueche y luego se inscribió en la Usac para estudiar Pedagogía. Desde que era estudiante ha sido integrante del Consejo Superior Universitario (CSU), el centro del gobierno de la Usac, un «pulpo rodeado de tiburones». Primero como representante estudiantil y luego como delegado del Colegio de Humanidades en representación de los graduados. Desde 2009 ocupa una silla como decano de la Facultad de Humanidades, que tras cuatro elecciones no ha perdido. ¿La clave? Crear una estructura tan abarcadora entre estudiantes, profesores y profesionales que no deja lugar a la competencia.

Mazariegos ha estado en esas grandes ligas desde hace casi dos décadas, y el plan para 2022 era ascender a rector sin mayor dificultad. A pesar de su pomposa campaña que incluyó sorteos, jaripeo, fiestas, comidas, reuniones en hoteles, mupis y mantas en casi todo el país, no logró los votos para tener una victoria fácil porque en su camino se interpuso la candidatura de Jordán Rodas, el actual Procurador de los Derechos Humanos, un actor caracterizado por atraer atención mediática.

[relacionadapzp1]

Serenidad aparente ante una elección incierta

El formato de elección de rector implica elegir a cuerpos electorales de entre los estudiantes y docentes de cada facultad y profesionales colegiados. En total son 34 cuerpos electorales y cada uno está integrado por cinco personas con derecho a voto para elegir al rector.

Innova, el grupo de Mazariegos, alcanzó 11 de estos cuerpos electorales, pero para ser electo necesita 18. Como aprendió en su adolescencia, al ver a los directivos de futbol y jugadores de los rojos y los cremas, en lugar de sumarse a la polémica y a la disputa encarnizada, prefiere mantenerse sereno y enfocarse en las negociaciones para alcanzar el propósito de su proyecto.

Para llegar a los 18 cuerpos electorales, Mazariegos busca alianzas con las planillas de Luis Suárez, decano de Ciencias Económicas candidato por Identidad Sancarlista (seis cuerpos electorales); con Carlos Valladares, decano de Arquitectura postulado por Avante (cinco cuerpos electorales) y Erwin Calgua de Nueva Usac (un cuerpo electoral).

De los tres, Avante publicó que no se asociará con Innova, el grupo de Mazariegos. Así que la única oportunidad que le queda es llegar a acuerdos con Suárez, a quien considera su aliado. Jordán Rodas, su mayor opositor, obtuvo nueve cuerpos electorales, logró sumar a su proyecto al cuerpo electoral de estudiantes de Veterinaria, que ganaron sin tener candidato.

Mazariegos carga con la tacha de ser llamado el candidato del oficialismo y el que representaría «más de lo mismo» en la Usac porque le han visto rodearse de funcionarios y  personajes cuestionados vinculados a la cooptación del estado y de la universidad. Ante la presión mediática que pide que no lo elijan, Mazariegos no contiende, y cuando decide responder algunas preguntas que le incomodan trata de guardar la serenidad, «porque no muerde el anzuelo» se repite a sí mismo y a quienes le interrogan.

Tal como aprendió en su adolescencia en el clásico de los rojos y los cremas, su jugada no está entre las masas sino en la mesa de jugadores y directivos. Ahí se libra la verdadera batalla por los votos.

[relacionadapzp2]

El ascenso político de Mazariegos

La Facultad de Humanidades fue uno de los logros de la revolución. Surgió en 1944 cuando se le otorgó autonomía a la Usac. Su primer decano fue el abogado, diplomático y constituyente José Rólz Bennett, uno de los profesionales que le pidió la renuncia a Jorge Ubico. Y entre la Junta Directiva estaban los intelectuales y escritores Edelberto Torres Rivas y Luis Cardoza y Aragón.

En los últimos 25 años, esta facultad quedó bajo el dominio de dos decanos. Antes de Mazariegos estaba Mario Alfredo Calderón Herrera, quien fue asesinado en 2008 luego de ganar su tercer periodo consecutivo. Con su deceso Mazariegos llegó al poder sin oposición y no lo ha soltado desde 2009. Si no logra la rectoría concluirá con su cuarto periodo consecutivo en 2025.

Desde que Mazariegos es decano, hace 13 años, Humanidades se convirtió en la facultad más grande del campus central en cantidad de alumnos inscritos y graduados. Los últimos registros indican que solo en 2017 hubo casi 40,000 estudiantes activos en las sedes departamentales y en las jornadas diaria, sabatina y dominical de la sede central. Todos con derecho a voto para decano y para rector.

El registro de graduados de 2009 a 2015, porque no hay disponibilidad de datos más recientes, evidencia que el número de egresados incrementó desde que Mazariegos asumió el cargo. Y la cifra total cuadruplica el número de graduados de las facultades más antiguas como Derecho o Medicina, en ese mismo periodo.

[embedpzp2]

Los estudiantes y egresados de esta facultad son casi todos maestros de educación preprimaria, primaria, básicos y diversificado de todo el país que buscan la profesionalización en pedagogía, arte, educación virtual, inglés, bibliotecología, letras y filosofía.

La oposición se siente acorralada

Mazariegos ha sabido jugar para ganar. Con el paso de los años ha logrado asentar su dominio e incluso en la última elección no tuvo competencia. «La primera vez que participé (como candidato a decano) participaron tres contra mi persona y nos fuimos con el 98% del voto, y en las otras tres nos hemos ido arriba del 90 % del voto. No tuve oposición», dijo en una entrevista que concedió a Plaza Pública antes de Semana Santa.

La exigua oposición se dice acorralada y coaccionada. Un estudiante de la jornada dominical, que pidió la reserva de su nombre para evitar represalias, dijo que Mazariegos tiene dominio total en los puestos administrativos y que su estructura impulsa incluso la elección de estudiantes que tendrán representación en la Junta Directiva de la facultad y ante el CSU. Según su testimonio, los alumnos reciben instrucciones en el aula para votar por la planilla 1, que identifica al grupo de Mazariegos.

Al no haber oposición, los estudiantes son apáticos a las elecciones. Por esa razón se les obliga a participar, como se difundió en este video de 2013 en donde varias personas confirman que les pidieron asistencia y por eso viajaron de madrugada desde sus departamentos hasta la sede del campus central. O se les pide a los estudiantes de fin de semana que por lo menos lleven a un par de alumnos a las convocatorias que se realizan en algún hotel de la capital, como se escucha en este audio que, la fuente asegura, pertenece a una profesora y fue compartido en un chat de líderes de alumnos de la jornada dominical.

[embedpzp3]

La estrategia para que no exista oposición

Plutarco De León, estudiante de Humanidades e integrante de SOS Usac, el grupo de Jordán Rodas, cuestiona cómo se ha llevado el gobierno en la facultad. «No tiene ninguna oposición a nivel general. Todos votan por él, todos lo apoyan, pero dentro de una facultad tan grande es inadmisible que solo haya una persona participando en una elección a decano», expone.

De León dice que cualquier atisbo de oposición es apagado de inmediato. «Las convocatorias no son públicas para el estudiantado hasta unos días antes de la elección, lo que no permite preparar una oposición. Y a los que se plantean como oposición, se les coacciona y pregunta por qué lo hacen y si quieren seguir avanzando (en su carrera)».

David Chacón, docente de la Usac, que fungió también como director interino del Departamento de Filosofía, señala que Mazariegos ha perjudicado a la academia y, por lo tanto, al estudiantado de todo el país al facilitar los procesos de graduación.

«Hoy en día gradúa a los estudiantes con un Ejercicio Profesional Universitario (EPS) que ahora consiste en una excursión. No tienen que hacer tesis, o si se incorpora a la maestría, los gradúa de licenciatura. Solo filosofía mantiene las opciones de examen privado, tesis o EPS», asegura.

La oposición a Mazariegos también cuestiona el uso del presupuesto, especialmente del fondo rotativo que en 2021 incrementó a un millón de quetzales. La Facultad de Humanidades fue la única que pagó salones de un hotel para llevar a cabo las elecciones, se desconoce el costo del arrendamiento. Sus detractores también rechazan la «cooptación» de la facultad por los pedagogos, lo que ha dejado fuera de cualquier cargo administrativo y de decisión a los profesionales de otras carreras que imparte la facultad.

También le cuestionan que sus hermanos Wendy Johana Mazariegos Biolis y Roberto Mazariegos Biolis trabajen para la facultad. La página de internet de la unidad académica no permite el acceso a los datos básicos como el directorio de empleados y el organigrama para conocer quiénes más ocupan puestos clave en esta unidad académica.

[relacionadapzp3]

Una campaña sin gastos reportados

En la carrera para los cuerpos electorales que elegirán a rector, el grupo Innova que representa a Walter Mazariegos se llevó el triunfo en 11 de las 34 elecciones. La falta de oposición tuvo efecto en Humanidades, donde ganó en todos los ámbitos, con los profesionales colegiados, los docentes y con los estudiantes. Repitió esa misma fórmula entre los estudiantes, profesores y el gremio de abogados. También consiguió el apoyo de los profesionales y estudiantes de Ingeniería, y los colegiados de Ingeniería Química, Enfermería y Psicólogos.

«Llevo alrededor de 20 años de estar en estructuras como el Consejo Superior, el foro de decanos y eso me ha permitido tener relación con las 10 facultades y también con los 14 colegios profesionales. Entonces entre amigos va funcionando eso y van confiando en el grupo o en el candidato», explicó Mazariegos en una entrevista cuando contabilizaba 10 de los 11 cuerpos electorales que ha acumulado.

El triunfo de Mazariegos se puede plantear en dos ámbitos. El primero es la pomposa campaña electoral que ha desarrollado sin que se conozca a cuánto asciende la inversión y quién la paga; el segundo es su círculo de amigos.

Su lanzamiento de campaña fue en Forum Majadas, un centro de eventos ubicado en la zona 11. Su plan de trabajo se resume en un bifoliar en donde casi la mitad lo ocupan su foto y datos promocionales de sus redes sociales.

 

El maestro de enseñanza media, licenciado en Pedagogía y magíster en educación de valores y doctorando en educación era un personaje poco conocido fuera de la Facultad de Humanidades, hasta que su rostro apareció en decenas de mantas vinílicas que colgaban en las pasarelas de la ciudad, en el campus central de la Usac y en las sedes departamentales y carreteras hacia los departamentos.

Su fotografía con el nombre de Innova, que titula su proyecto político, también figuró en mupis ubicados en Cuatro Caminos, en la ruta que divide Quetzaltenango, Totonicapán, Huehuetenango y San Marcos.

Mazariegos viajó a todos los departamentos del país para buscar el voto de los profesionales de diferentes carreras, aunque hay insumos como este video que hacen pensar que en su grupo han utilizado a los y las estudiantes de las sedes departamentales para solicitar el voto en su nombre. También ha tenido difusión en redes sociales, en donde abundan los comentarios favorables de sus seguidores. También se ha promovido su candidatura a través de llamadas telefónicas, reparto de bifoliares y objetos como lapiceros y gorras.

[relacionadapzp4]

Los amigos de Walter Mazariegos

El segundo elemento que le ha asegurado entrar a la competencia es la red de amigos que ha tejido en la Usac. Le han fotografiado junto al decano de la Facultad de Derecho, Henry Manuel Arriaga Contreras, a quien cuestionaron estudiantes de la Usac por haber respaldado a Consuelo Porras como candidata a Fiscal General en la Comisión de Postulación. Arriaga asistió al lanzamiento de la candidatura de Mazariegos en el Forum Majadas.

También se le ha visto cerca de la magistrada del Tribunal Supremo Electoral, Blanca Alfaro, quien fue electa por la alianza oficial en el Congreso. Otro de los apoyos que ha tenido es el de Juan Carlos Godínez, abogado del «grupo de Mixco», una estructura que tuvo un realce en tiempos del gobierno del partido Patriota, y que organizó una estructura electoral en el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG) para promover el voto a favor de la Junta Directiva, o la elección de postuladores para la elección de funcionarios del sector justicia.

Godínez apareció en la lista de actores corruptos y antidemocráticos del Departamento de Estado de Estados Unidos, por «influir de manera indebida y manipular la designación de jueces en altos tribunales». El Movimiento Pro Justicia asocia al abogado con el exrector Estuardo Gálvez, quien está detenido por un caso de corrupción en la Usac y con el abogado Roberto López Villatoro, preso por la manipulación de la elección de magistrados de justicia.

El alcalde Neto Bran, de Mixco, también buscó cercanía con Mazariegos, al realizar un foro en donde no estuvo el grupo SOS Usac, del que salió Jordán Rodas, segundo contendiente más reconocido en este proceso.

Mazariegos se defendió de los señalamientos al decir que ha construido una ventajosa red de apoyo que le ha financiado por agradecimiento a sus buenas gestiones en la facultad. Por innovar con la creación de nuevas carreras y facilitar trámites administrativos que antes obligaban a viajar a la capital para sacar una solvencia general.

En los días previos a la elección de rector crecen las críticas a un personaje que se ha sabido mover en las aguas turbias de la política universitaria, con corrientes difíciles de navegar porque en la Usac hay grupos que han logrado cooptar las representaciones estudiantiles, las facultades y la actividad huelguera.

Su estrategia radica en evitar comprometerse a grandes transformaciones. Su propuesta se basa en ofrecer la modernización de carreras, agilizar un préstamo del Banco Centroamericano de Integración Económica y construir torres de estacionamientos, pasos a desnivel e instalar ascensores para facilitar la movilidad de personas con discapacidad.  De la reforma universitaria no hay mucho por decir, porque afirma que es un asunto que involucra a varios grupos de la Usac.

 

¿Qué opina de las críticas que se hacen a su candidatura? ¿Cuál de estas le ha afectado más?

La verdad ni una, porque en los cuatro momentos que yo he participado como decano no había tenido ataque, ni uno.

Yo salí el 11 de enero y el 12 tuvimos las dos actividades y ese mismo fin de semana nos empezaron a tirar porque nos ven fuertes. A los que van hasta atrás no los mencionan. Yo no ataco y no hay forma de defenderse porque si usted recibe un golpe el día de hoy y mañana quiere tener derecho de respuesta, resulta que el que vio el golpe el día de hoy, mañana no ve la respuesta.

Le cuestionan, entre otras cosas, el jaripeo. ¿Por qué hizo el jaripeo para promoverse para un puesto académico?

Cuando se dio esa situación fue para la Huelga de Dolores. Todos los estudiantes hacen actividades y en particular los de Agronomía hacen su actividad vaquera.  Dentro de Agronomía Innova Usac tiene a sus seguidores y ellos organizaron su actividad. Yo no estuve involucrado, no asistí. Como profesor y como sancarlista yo hubiera llegado, pero como candidato sé que me tenían unas trampas.

¿El jaripeo fue financiado o no por Innova?

No, porque esa fue actividad de ellos, no fue mía.

¿Los participantes de Innova sí promovieron esa actividad?

No sé. Es como que digan que yo financié el desfile bufo. Yo he tenido actividades deportivas, inauguré un campeonato en el estadio, una actividad con mascotas con los estudiantes de veterinaria y una clínica con animales exóticos. Como 10 actividades más y ahí no se dijo nada.

[embedpzp1]

¿Por qué quiere ser rector?

«(Me dijeron) Tienes el perfil, vos podés hacerlo, tenés experiencia. Esta es la segunda vez que me lo proponen, pero en esta ocasión se dio una reunión con seis decanos y un servidor de ustedes, y directores de centros universitarios, directores de escuelas no facultativas y algunos integrantes del Consejo Superior Universitario quienes iniciaron con la propuesta allá por el mes de septiembre para que yo aceptara la propuesta. Entonces les pedí alrededor de dos meses de tiempo para hacer todos los análisis y finalmente acepté.

¿Cómo ha logrado movilizar tanto apoyo para su carrera política? ¿Cómo lo explica?

Es bien fácil. En mi caso yo he trabajado en el sistema educativo nacional y he ocupado todos los cargos, solo no he sido ministro de Educación.

Conozco nuestra universidad y nuestros estudiantes son los maestros, entonces yo tengo esa doble ventaja. Conozco el perfil de ingreso de nuestros estudiantes. Es por eso que he promovido la creación de más de 40 carreras. Hoy día tenemos 76 carreras. Fuimos los primeros en traer a la San Carlos las primeras carreras full online hace entre seis u ocho años y no por pandemia.

[relacionadapzp5]

¿Su campaña la financia el oficialismo y el gobierno del presidente Giammatei?

Falso. Tenemos autonomía y nuestra elección es interna.

¿Por qué cree que lo vinculan con el oficialismo?

Por las fotos, porque salimos bien elegantes (tono de ironía). Nuestras elecciones son internas. Yo respeto los tres poderes del Estado, la CC, la Contraloría y más, y yo exijo respeto a la autonomía universitaria. Es duro que los ataques sean de grupos falsos y ocultos. El único que ha dado la cara es Jordán. El pacto de corruptos, dice él, es su forma de trabajar su proyecto y yo lo respeto, pero no muerdo el anzuelo.

Y en cuanto a cómo se financió su campaña.

Tenemos más de 25,000 personas aliadas a Innova en los 22 departamentos y por eso lo cuestionan. ¡Ah! Es que si vamos por tal ruta encontramos una manta de los candidatos, no solo mía, sino de los candidatos… y todos nuestros amigos piden el arte a imprimir. Yo visité Totonicapán y unos profesionales abogados, ni siquiera humanistas, ni de Innova ni nada, ellos se sumaron al proyecto y me dieron la bienvenida de que tenían seis o siete mupis.

¿Cuánto se ha gastado en su campaña?

Yo tomé la decisión de no recibir cheques, dinero, compromisos. Evité esos compromisos porque la U aparte de tener crisis financiera no tiene como para asumir compromisos políticos. Es por eso que usted no me ve con un montaje de guardaespaldas o sistemas de seguridad. No, yo estoy relajado, yo vine solo y no necesito tantos protocolos. Qué bonitos los temas que vienen para elegir en la universidad sin haber vendido ni un puesto. Yo no he entregado ni un cargo, ni el de secretario general, ni el de director financiero. En mis cuatro periodos en la facultad no hemos hecho talacha porque no hay cómo cumplir después.

Pero, nada de nada a cambio de nada, ¿qué busca la gente de usted?

Nosotros lo hemos visto como un agradecimiento, sin un interés. Yo he sido decano todos estos años y no he aceptado ni un solo cargo fuera de la facultad ni dietas ni puestos en ningún lado. Por eso es que casi ni me ven, y ahora que ya soy candidato me empiezan a visibilizar. Yo me he dedicado a trabajar diez o 12 horas diarias por mi facultad y no cobro por examinar a ningún alumno. Yo tomé la decisión de no cobrar, y al día de hoy, yo hubiese cobrado como 12 millones de quetzales solo por exámenes.

¿Cuánto gana como decano?

El sueldo nominal viene siendo como 32,000 quetzales pero con descuentos sale como en 25,600.

¿Es su único ingreso?

Sí.

¿Quién conforma su equipo?

Tengo de 15 a 20 personas de cada profesión y no hemos ofrecido ni un cargo. Tengo consejeros del Consejo Superior Universitario que se han sumado al proyecto. Pero no hay un gabinete que tenga nombrado, porque eso suele crear anticuerpos y se empiezan a hacer pedazos todos.

¿Cómo conoció al abogado Juan Carlos Godínez?

Él es del gremio de los abogados y todos los gremios buscan candidatos. Él es miembro del Consejo Superior Universitario, ahí lo conocí. Sigue ahí y es un ente asesor al Consejo Superior por ser del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala.

¿Cuál es el papel de él en el proyecto Innova?

Simplemente fortalecernos con electores de la línea del Colegio de Abogados, algo que hacen todos los colegios.

¿Es decir, armar la campaña para Innova?

No, nosotros inscribimos nuestra planilla y los grupos de profesionales van buscando a quién apoyar.

Pero el personaje aparece señalado por el Departamento de Estado.

Esa es su vida personal. Yo no lo puedo juzgar, son los entes. Si alguien tiene arraigo, es su problema. Si alguien tiene pensiones alimenticias, que mire cómo las arregla. Igual usted tiene su vida personal, paga sus impuestos, si la señalan tiene que ver cómo se defiende.

En cuanto a su familia. Se dice que tienen puestos en la Facultad de Humanidades.

(Respira profundo, incómodo, pero guarda la compostura).

Tengo una hermana (Wendy Johana) en Santa Rosa que es administradora de empresas y trabaja en el Centro Universitario hace más de 10 o 12 años. Ella como profesional buscó su espacio en el Consejo Directivo, ella aplicó y tiene una plaza técnica, no, no, no, no es de profesional. Tengo un hermano (Roberto) nada más que tiene una plaza, inició en Baja Verapaz, él se ganó su plaza allá como tesorero y ha obtenido algunos traslados. También tiene una plaza técnica. Eso es todo.

Autor
Autor