Cerrar

Ir

VAMOS tuvo menos votantes que afiliados en nueve municipios. La UNE, en uno

Tipo de Nota: 
Información

VAMOS tuvo menos votantes que afiliados en nueve municipios. La UNE, en uno

4 mins
Texto
Gráficos: Javier Brolo
Gráficos: Sandy Revolorio
Historia completa Temas clave

Comparamos el número de afiliados de los partidos en segunda vuelta con los votos que obtuvieron en las presidenciales y en las elecciones a diputados distritales. Hay una tendencia, imperfecta, a tener mejores resultados tienen más miembros. Pero en ambos niveles ni siquiera sus supuestos adeptos votaron a su favor.

Redes-lateral

Se dice que hay candidatos a alcaldes que han tenido menos votos que familia cercana, pero es posible que nunca hayamos sabido de partidos que tuvieran menos sufragios que afiliados. A las dos agrupaciones que se disputan la presidencia del Gobierno este domingo les pasó exactamente eso en diez municipios del país.

El partido liderado por Alejandro Giammattei padeció este extraño fenómeno en nueve municipios, mientras la organización encabezada por Sandra Torres lo experimentó en uno.

En Patzicía (Chimaltenango), la UNE goza del 7 % de afiliados, pero solo obtuvo el 5 % de los votos en la elección presidencial. Varios de los casos de VAMOS se localizan en el norte y nor-occidente del país.

Las diferencias son aún más marcadas en las elecciones de distritales. En el caso de la UNE los municipios son tres, y 35 en el de VAMOS, los municipios en que tenían más afiliados que votos.

¿Por qué es tan raro esto?

Un afiliado es un ciudadano que pertenece a una organización política. Un partido político debe afiliar a el 0.30 % de los inscritos en el padrón. La ley busca con ello motivar la participación y fortalecer el sistema de partidos políticos, por un lado, y por el otro, ofrecer incentivos para que el partido político tenga cobertura nacional en lugar de responder a intereses particulares.

En la práctica varios de estos requisitos quedan en el papel.

¿Por qué un afiliado no iría a votar o votaría en contra del candidato de su partido? Desde luego, no es lo habitual, pero podemos pensar en algunos motivos. El primero es que para llegar al requisito, el partido transa -dinero u otro beneficio- con el futuro afiliado. El segundo, que las firmas sean falsas y por lo tanto el afiliado no sea tal. El tercero es la compra de listas de adhesión, y el ciudadano ni siquiera se encuentre informado de que han utilizado su firma. El cuarto, que el ciudadano se haya afiliado hace tiempo pero ya no sienta simpatía por la organización, que podría ser el caso de la UNE pero difícilmente de un partido nuevo como VAMOS. Y el último, que ciertas características de la población relacionadas con su forma de participar o con sus movimientos migratorios expliquen las diferencias.

Más afiliados, mejores resultados

Es probable que la UNE sea el partido más exitoso de la democracia en términos electorales, y hoy por hoy se le reconoce como el de más robusta estructura. Aunque solo tiene presencia en 14 departamentos y 73 municipios, tenía en marzo 92,091 afiliados. Más que cualquier otro partido. Su extensión y cobertura a menudo se explican con que es uno de los pocos partidos políticos que ha ejercido el poder y ha logrado mantenerse, con bancadas fuertes además.

VAMOS compite por primera vez en el proceso electoral pero su estructura partidaria abarca los 22 departamentos del país, y 121 municipios. Es por presencia el más grande, pero en afiliados, con 39,359 a marzo, queda lejos de la mitad de los que aglutina la UNE.

¿Hay alguna relación entre la cantidad de afiliados y la de votantes?

En el caso de la UNE y VAMOS, se detectó una mayor proporción de votos donde hay más miembros, y con algunas excepciones que responden a una afiliación incipiente en varios territorios. Como tendencia se puede decir que allí donde los dos partidos punteros tenían más afiliados consiguieron mejores resultados en la primera vuelta de las presidenciales.

En el siguiente mapa se logra detectar un voto más pronunciado a favor de la UNE en municipios de Huehuetenango, Quiché, Alta Verapaz, en el norte del país. Además, aparece un voto fuerte en Escuintla, Santa Rosa y Jutiapa.

Mapa de porcentaje de votantes de UNE por municipio

En el mapa de abajo aparece el porcentaje de afiliados según el padrón electoral. Proporcionalmente, muchos se concentran en el norte del país, sobre todo en Petén. Los municipios en blanco señalan dónde la UNE no tiene miembros.

Porcentaje de empadronados afiliados a UNE por municipio

VAMOS no superó el 50% de los votos en ningún municipio, a diferencia de la UNE.

Mapa de porcentaje de votantes de VAMOS por municipio

Su voto se distribuyó, al contrario que el del partido de Sandra Torres, en el área metropolitana y el corredor central del país, y tuvo peor resultado en las áreas del norte y sur, como se puede ver en la figura 3.

Sus afiliados ralean especialmente en la franja transversal del norte, y se concentran sobre todo el área metropolitana. Igual que para la UNE, los datos de la primera vuelta concuerdan con lo esperado: recibió más votos donde mayor porcentaje de afiliados tuvo.

Porcentaje de empadronados afiliados a VAMOS por municipio

¿Significa esto que esta relación se mantendrá viva en la segunda vuelta?

El proceso electoral atípico, marcado por grandes incertidumbres, pudo afectar la relación entre el votante y el partido. El personalismo que caracteriza a los partidos y la falta de bases es una debilidad que llega a reflejarse en la poca de simpatía que tienen la ciudadanía con el sistema de partidos.

En la segunda vuelta, existen muchos factores que influyen en la psicología del votante y cambian los incentivos, sobre todo, de quienes votaron por otros partidos. Es incierto quién de las dos opciones logrará movilizar al votante indeciso. Sin embargo, tal como lo reflejan los casos donde los afiliados no parecen votar por su partido, no existen garantías para asegurar el voto cuando la identidad partidaria es incipiente y poco vinculante.

Autor
Autor
au
a