Cerrar

Ir

Una postal, un país a medias

Tipo de Nota: 
Opinión

Una postal, un país a medias

23 de Mayo de 2016
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Redes-lateral

«¡Hola! Te mando este recuerdo desde una de las siete maravillas del mundo. Acabo de recorrer, frente a estos altísimos riscos, una milésima parte del parque, un camino de 4 564 metros (o 4.5 kilómetros) que en millones de años representan la edad de la Tierra. Y pensar que esta magnífica formación geológica apenas tiene 6 millones. En tiempos geológicos, no somos absolutamente nada. Y aun así realizamos sueños que, aunque a otra escala, son tan grandes como el de presenciar aquí tanta vastedad estos días».

Así estaba yo a punto de cerrar, con mi caligrafía cursiva de antaño, el saludo de una postal para mi mamá desde el Gran Cañón, en Arizona, cuando leo por las redes sociales que el flamante Congreso de la República resolvió no renovar la concesión del servicio postal a la empresa Correos de Guatemala, S. A. Estupefacción, incredulidad. ¿Qué hacer ahora con la postal? Entre lamento y confusión aparece el texto...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a