Cerrar

Ir
Las 48 camas para cuidados intensivos ubicadas provisionalmente en una sala, el día de presentación de las instalaciones del hospital del Parque de la Industria, el 21 de abril. Andrea Godínez

Una cama de hospital por cada 2,000 habitantes. ¿Cuánto podemos aguantar?

Tipo de Nota: 
Información

Una cama de hospital por cada 2,000 habitantes. ¿Cuánto podemos aguantar?

Historia completa Temas clave
  • Pronto habrá, según datos oficiales, 1031 camas para atender casos de COVID 19.
  • De seguir la tendencia actual de casos diarios de contagio, en un par de días se habrá rebasado esa capacidad máxima.
  • El pico máximo de contagios en Guatemala se alcanzará entre junio y julio, según escenarios de la Usac, para dicha fecha el país debería habilitar desde 3,000 hasta 6,500 camas mínimo para atender los casos de COVID 19.
  • De no poder habilitar más camas para la atención de pacientes con COVID 19 o contratar médicos que atiendan por teléfono, como en Costa Rica, extremar las medidas de confinamiento puede reducir la tasa de contagio de manera urgente y evitar así el colapso del sistema de salud.

La letalidad del COVID19 deviene sobre todo de dos factores: el estado de salud previo y el tratamiento dado en los sistemas de salud. La capacidad nacional para atender la crisis será desbordada en días y en dos meses debería multiplicar por seis su cobertura. Analizamos aquí el número de camas habilitadas para hacer frente a la pandemia en los próximos días, cuando llegue el pico de contagios.

Redes-lateral

Tenemos menos de una cama por cada 1,000 habitantes

La capacidad del sistema nacional de salud es insuficiente. Mientras la población crece, el equipamiento se ha estancado por años. Hay 45 hospitales nacionales y 8,453 camas, según el Ministerio de Salud. Es decir, una cama para cada dos mil habitantes. Hace seis años, según el Banco Mundial, era 1.2.

[relacionadapzp1]

Fundesa ha calculado que en circunstancias normales el 90% de las camas están ocupadas. Los hospitales públicos permanecen saturados.

En 30 años la población del país se ha duplicado. En ese mismo periodo solo se ha construido un hospital de referencia, es decir, con especialidades. Es el de Villa Nueva, que se proyectó para cubrir parte de la demanda del eje sur del área metropolitana capitalina, y fue el primero que el Gobierno habilitó para recibir los casos de COVID19. Tiene 184 camas.[1]

[relacionadapzp3]

Ahora, el Ejecutivo pretende construir cinco hospitales temporales en el Parque de la Industria de la Ciudad de Guatemala, Quetzaltenango, Escuintla, Petén y Zacapa. Los primeros cuatro sumarán 745 camas, según datos oficiales. 90 de ellas se destinarán a cuidados intensivos.

Las camas de los hospitales temporales se distribuirán en áreas de evaluación y diagnóstico, intensivo y recuperación. A la capacidad añadida por los hospitales temporales se suman el IGSS de Pamplona (36 camas) y un hospital privado y el de Villa Nueva. El número de camas del hospital temporal ubicado en Zacapa aún se desconoce. El 3 de mayo el presidente Alejandro Giammattei anunció que las disponibles para pacientes de COVID19 serán 1,031.

[relacionadapzp4]

El 6 de mayo el ministro de Salud Pública, Hugo Monroy, declaró que los hospitales temporales atendían a 319 pacientes, 76 el Hospital de Villa Nueva[1], tres en un hospital privado y 36 aproximadamente en el IGSS. El 65 % de los infectados activos estaban hospitalizados (434 de 663). Esa cantidad de hace una semana representa el 45% de la capacidad que se prevé tener dentro de varias semanas, cuando estén terminados todos los hospitales.

Aunque las cifras no terminan de cuadrar, dado que el Gobierno ha indicado que todos los pacientes están hospitalizados. Si eso es cierto, la ocupación asciende al 65% de la capacidad futura prevista para COVID19.

¿Cuántas camas necesitamos?

El número de contagios de COVID19 solía estar entre 20 y 30 diarios, salvo en la última semana, que se han disparado y asciende a un promedio de 70 casos diarios. Al 12 de mayo había 1,050 casos activos. Si, siguiendo la política actual, se hospitaliza a todos los pacientes activos, ya se habrá sobrepasado el número de camas disponibles para la atención del COVID19.

Capacidad de camas para atender casos de Covid 19 en Guatemala según casos de contagio por día y escenarios de proyección

Según los escenarios de contagio proyectados por la Escuela de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de San Carlos, el pico máximo en Guatemala llegará entre junio y julio del 2020. En el escenario crítico proyectan entre 74,000 y 94,000 casos para esas fechas. [2]

Capacidad de camas para atender casos de Covid 19 en Guatemala considerando que un 100% de infectados activos requerirán hospitalización según escenarios de proyección

En muchos países se han visto porcentajes de hospitalización por encima del 20 y el 30 % con respecto a los contagiados, pero algunos estudios hablan de porcentajes del 8%[3] en ciertos grupos de edad. Tomemos ese valor conservador para una proyección. La situación pierde dramatismo, pero el número de camas sigue siendo muy insuficiente: se necesitarán más de 6,500 para los pacientes de COVID19 a principio de junio. En dos meses se requeriría una capacidad seis veces mayor a la actual, según estos cálculos (Gráfica 4).

Capacidad de camas para atender casos de Covid 19 en Guatemala considerando que un 8% de infectados activos requerirán hospitalización según escenarios de proyección

En Costa Rica solo el 4% de los pacientes ha sido hospitalizado. Con esas cifras, se precisarían al menos 3,000 camas, el triple de las que se prevén. Para que este escenario funcione el Ministerio de Salud debe contratar más médicos para brindar atención telefónica a diario.

De no poder habilitar más camas ni aumentar el número de médicos, extremar las medidas de confinamiento puede reducir la tasa de contagio de manera urgente, y evitar así el colapso de la capacidad del sistema nacional de salud.

La crisis podría fortalecer el Sistema Nacional de Salud

A la vez que es evidente la precariedad del Sistema Nacional de Salud previo a la crisis por el coronavirus, sobresale el efecto de las medidas implementadas para darle respuesta, que han minimizado el impacto en las semanas precedentes.

[relacionadapzp2]

Para evitar el colapso en las siguientes semanas será necesario aumentar el equipamiento y el personal de los hospitales temporales, valorar si se pueden usar camas de hospitales privados o habilitar habitaciones de hoteles, aumentar la capacidad de diagnóstico del virus en casos sospechosos y considerar la inclusión de estrategias de tamizaje para determinación de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en poblaciones de alto riesgo y, principalmente, continuar con el lavado de manos, el uso de mascarillas y  con el distanciamiento social.

Pero esta crisis también puede empujarnos a fortalecer el Sistema Nacional de Salud en el mediano plazo, priorizar y consolidar los tres niveles de atención[4] y, en especial del tercer nivel, ampliando la cobertura de los hospitales departamentales, regionales y de referencia.

El presente análisis es una colaboración entre el Instituto de investigación y proyección sobre ciencia y tecnología de la Universidad Rafael Landívar y Plaza Pública.

[1] Los datos utilizados para este análisis son estimados debido a la escasez y poco flujo de información oficial con respecto al registro de infectados y capacidad de encamamiento habilitado para la atención de los casos de COVID-19 en Guatemala. Se cree que el subregistro de casos en Guatemala es bastante alto, tomando en cuenta que otros países con mayor capacidad han declarado que es improbable registrar la totalidad.
[1] En entrevista el 6 de mayo el presidente indicó que los pacientes que requieren cuidados intensivos están siendo atendidos en el Hospital de Villa Nueva, de 76 internados en dicho hospital 4 estaban en la unidad de cuidados intensivos.
[2] Los escenarios se proyectan por medio del modelo epidémico SEIR que tiene en cuenta la incertidumbre en el registro de la población infectada, para tal fin se incluye una corrección estocástica en la estimación de los casos reportados diariamente.
[3] Según el artículo publicado el 30 de marzo por la revista The Lancet Infectious Diseases: “Estimates of the severity of coronavirus disease 2019: a model-based analysis” con respecto al porcentaje de hospitalización el 3.4 % de las personas contagiadas de entre 30 y 40 años son ingresadas, mientras la proporción entre las personas entre 50 y 59 años asciende a 8.2%.
[4] La provisión de servicios del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social está compuesto por tres niveles de atención. El primer nivel, constituido por puestos de salud, centros de atención primaria y el Programa de Extensión de Cobertura (PEC), desarrolla un servicio ambulatorio enfocada en atención materna, inmunización, suplementación alimentaria y monitoreo del crecimiento en niños. El segundo nivel presta servicios en los centros de salud y centros de atención integral materno-infantil. El tercer nivel está constituido por hospitales departamentales, regionales y de referencia.

 

Autor
Edición

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
au
Edición
a