Un proyecto «pro vida» en el país de la eterna desnutrición | Plaza Pública

Cerrar

Ir

Un proyecto «pro vida» en el país de la eterna desnutrición

La miopía conservadora de estos grupos parece haber hecho un feliz encuentro con el analfabetismo funcional de quienes hoy cooptan el poder político
Ninguna base moral ni de valores puede erigirse y sostenerse como valor social compartido si se hace sobre los escombros del hambre, de la misoginia, del racismo
Tipo de Nota: 
Opinión

Un proyecto «pro vida» en el país de la eterna desnutrición

08 de Marzo de 2022
Palabras clave

En Guatemala se ha planteado desde hace un tiempo la Ley para la Protección de la Vida y la Familia, conocida también como Iniciativa 5272, la cual es respaldada públicamente por sectores considerados como pro vida.
Sin embargo, como contraparte, esta iniciativa tiene el rechazo de diversos grupos de la sociedad al ver una incongruencia respecto a los avances en materia de derechos humanos de la niñez, la juventud, las mujeres y la diversidad, temas que en otros países han dado pasos firmes hacia una dirección positiva en América Latina, no se diga ya en países desarrollados donde estos derechos humanos son parte normal y no negociable del orden democrático y civilizado en el seno de su propia sociedad.

La cruel ironía de las autoridades al autodenominar «capital pro vida de Iberoamérica» al país y presentarse como «defensores de la vida desde su concepción» mientras se abandona alegremente a su suerte los indicadores de analfabetismo, la desnutrición infantil, la mortalidad materna, el abuso sexual contra la niñez, la violencia de género y un largo etcétera, obliga a preguntarse: ¿qué concepto de vida es la que supuestamente se defiende?

Los mal llamados «pro vida» desde la estrechez...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a