Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Un presidente a la fuerza
Ir

Un presidente a la fuerza

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
14 09 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Con paso de fantoche petulante, Jimmy Morales se desplaza de un punto a otro para hablar de sus decisiones.

Se siente fuerte. Se cree fuerte. Ha escuchado los cantos de sirena que le prodigan sectores del empresariado, la rosca de militares retirados que lo rodean y la mal llamada prensa que depende del corruptor de la política Ángel González.

Sin embargo, la realidad es que esa fortaleza es más ficticia que real. Todas y cada una de sus acciones revestidas de autoritarismo son, una a una, las muestras palpables de su profundo índice de debilidad. Al mismo tiempo, las muestras de rechazo aum...

Todas y cada una de sus acciones revestidas de autoritarismo son, una a una, las muestras palpables de su profundo índice de debilidad.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a