Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la http://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: http://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online http://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

-A A +A
redes sidebar

Brasil afianza su modelo de cooperación internacional

El gobierno de Brasil comienza a afianzar su modelo de cooperación Sur-Sur, en busca de consolidar su presencia como donante y su influencia internacional. Ya llega con recursos a 65 países y su ayuda externa se triplicó en los últimos siete años.

-Por Fabiana Frayssinet- No fue su bautismo como donador internacional, pero la iniciativa de extender a cinco países de África el financiamiento para la compra de alimentos, permitió confirmar que esta nación, tradicionalmente receptora de recursos, ha pasado al grupo de los emisores de ayuda externa. 

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) anunció este mes de febrero que Brasil aportará 2,37 millones de dólares para un programa de compra local de alimentos, para beneficio de campesinos y de sectores vulnerables de la población de Etiopía, Malawi, Mozambique, Níger y Senegal.

El proyecto, implementado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), extenderá así a los beneficiarios la experiencia adquirida por Brasil con su propio Programa de Compra de Alimentos (PAA, por sus siglas en portugués).

El PAA se basa en la adquisición de la producción de los pequeños productores agrícolas y su distribución a sectores en riesgo alimentario, incluyendo niños y adolescentes, a través de programas de meriendas escolares.

Además de ayudar a combatir el hambre, la iniciativa busca fortalecer los mercados locales de alimentos.

El PAA es uno de los pilares del programa Hambre Cero, instituido por el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) y seguido por su sucesora, la presidenta Dilma Rousseff. Ambos son de izquierda moderada y pertenecen al Partido de los Trabajadores.

Ese programa, acompañado de otras políticas públicas para la reducción de la pobreza, contribuyó a disminuir la desnutrición en 25 por ciento y a sacar de la miseria extrema a alrededor de 24 millones de personas, de acuerdo a evaluaciones del gobierno de Lula.

"Es una manera de ayudar a otros gobiernos a desarrollar políticas de apoyo al agricultor familiar, que en Brasil es responsable por la producción de 60 por ciento de los alimentos consumidos en el país", explicó a IPS el director de la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC), Marco Farani.

El PAA es un programa que, según el jefe de la agencia vinculada a Itamaraty (cancillería brasileña), "funciona muy bien, y mantiene al hombre (sic) en el campo, cuidando de su pequeño pedazo de tierra y haciendo de ello su forma de vida y subsistencia".

El proyecto para los países africanos establece la colaboración de la FAO y del PMA en la producción y suministro de semillas y fertilizantes, y la organización de las compras y distribución de alimentos, entre otros aspectos.

Precisamente la FAO es presidida desde enero por el brasileño José Graziano da Silva.

En una entrevista en diciembre, Graziano se comprometió a trasladar a esta organización su experiencia como uno de los gestores del programa Hambre Cero, en áreas como el fortalecimiento de los circuitos locales para producir alimentos de mayor calidad, desperdiciarlos menos y abaratar sus costos.

Ahora, en asociación con organizaciones de la ONU o de manera bilateral, Brasil quiere ayudar a extender por el Sur en desarrollo iniciativas que, como el PAA, tuvieron éxito dentro del país.

Se trata de un modelo de cooperación que, de hecho, se consolida desde 2005.

Aquel año la ahora sexta potencia económica mundial destinó 158,1 millones de dólares a la cooperación externa, un monto que pasó en 2009 a 362,8 millones. La ABC estima que en 2010 la ayuda internacional oficial alcanzó los 400 millones de dólares, pero la cuenta exacta aún no está establecida.

En tanto, Brasil prevé destinar 125 millones de dólares a la cooperación técnica durante el próximo trienio, más del doble de lo que el propio país percibirá como receptor de ayuda internacional en este apartado.

"Hoy actuamos en más de 65 países, mientras que tres o cuatro años atrás solo lo hacíamos en los países de lengua portuguesa de África. Actualmente, tenemos proyectos de cooperación en 38 naciones africanas y en América Latina", destacó Farani.

La región latinoamericana recibe 45 por ciento de los recursos de la ayuda externa. El resto es distribuido a otras zonas del Sur en desarrollo, la mayor parte canalizada en forma bilateral, pero también a través de la ONU, como en el caso del nuevo fondo de alimentos para los cinco países africanos.

Brasil integra la lista de los 10 mayores países donadores del PMA.

La diferencia, destacó el director de la ABC, es que en "en nuestra práctica de cooperación Sur-Sur no imponemos modelos cerrados o soluciones. Buscamos reconocer la experiencia de los otros países y extender la nuestra de acuerdo a sus posibilidades".

Dentro de ese contexto, Brasil ha establecido una especie de manual de principios de la cooperación internacional.

"Somos países en desarrollo en primer lugar y por eso nuestra actitud frente al reto del desarrollo es de humildad, porque el desarrollo es todavía un desafío para Brasil", puntualizo Farani.

"Además, tenemos realidades y desafíos parecidos" y, como países en desarrollo "una mirada de que es posible vencer esos desafíos, mientras que la mirada de un país del Norte (industrial) es ‘vamos a ayudar para que no se deterioren aun más’", explicó.

El analista Mauricio Santoro, de la independiente Fundación Getulio Vargas de Río de Janeiro, suma razones políticas a la estrategia expansiva de Brasil como donante.

Brasil aspira a un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y a un mayor poder de decisión en foros multilaterales como el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio.

"El objetivo político es aumentar la influencia de Brasil en otros países en desarrollo, en particular en América Latina y en África. Es parte de la consolidación del liderazgo internacional brasileño frente a las naciones del llamado Sur global", explicó.

Pero Santoro establece una diferencia con relación a los donadores tradicionales que utilizan la cooperación como instrumento para abrir nuevos mercados y para consolidarlos.

Empresas brasileñas, como la estatal Petrobras y grupos privados del sector de la construcción y la minería, operan de manera creciente en países de América Latina y de otras regiones.

"El foco está más en la política que en la economía. La cooperación no es necesariamente más fuerte con grandes socios comerciales".

"Pero funciona como una especie de amortiguador de tensiones en países como Bolivia, Paraguay o Mozambique, donde es fuerte la presencia de empresas brasileñas", opinó.

Otra diferencia, explicó Santoro, es que la cooperación de Brasil no impone condiciones y que en general promueve proyectos que prioricen la formación de recursos humanos, como la capacitación de funcionarios públicos.

*Este artículo es parte de IPS Noticias y es reproducido con su autorización por Plaza Pública.