Cerrar

Ir

Sociedad corrupta y sinvergüenza

La Cicig apenas le quitó el disfraz al payaso. De nosotros depende que este deje de hacer payasadas.
Tipo de Nota: 
Opinión

Sociedad corrupta y sinvergüenza

20 de Octubre de 2019

Redes-lateral

Es innegable que las élites definen el ser y qué hacer de una sociedad. Marcan las pautas y definen los procesos. Pueden ser contrarios a ellos diversos sectores de la población, y hasta las mayorías, pero, si las élites se afianzan el poder, legal o ilegalmente, sus formas de actuar, justificaciones y creencias se convierten en hegemónicas.

Es lo que ha pasado con la corrupción en Guatemala y en los países periféricos. Desde niños se nos enseña con las prácticas que solo se puede tener riqueza, poder y prestigio si somos tramposos, si nos aprovechamos del puesto del tío o de los parientes. Porque no hay forma de que se escoja a los mejores. Se privilegia a los serviles tanto en el sector público como en el privado. Los de arriba siempre hacen trampa, pero exigen a los de abajo que cumplan con todo, que bajen la cabeza, con lo cu...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Ver Comentarios
Autor
a
a

Un solo correo

Comienza cada semana con las
notas más relevantes de
Plaza Pública

Suscripción
Suscripción
Lo más importante
de Plaza Pública en tu correo eletrónico