Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Sin discursos inocentes
Ir

Sin discursos inocentes

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
29 08 18

Tiempo aproximado de lectura: 2 mins

No sé si ya terminó la época de los discursos elocuentes, que marcaban hitos históricos o anunciaban las intenciones y el papel de un gobernante en su toma de posesión, que hacían famosos a quienes los escribían e importantes a quienes los analizaban.

Puede ser que esa época ya haya terminado. Y terminó en el sentido tanto de la forma como del fondo.

En el sentido de la forma es más evidente. Ahora se sigue en redes sociales lo que el personaje pretende decir o lo que su equipo de comunicación pretende que diga. Esta dinámica permite modelar el discurso en función de eventos y situaciones. Es de suma utilidad para mejorar la comunicación o para que el político se acomode como mejor le convenga. También puede ser el dolor de cabeza d...

Como siempre sucede, quien se cree titiritero es un títere más en formación de escala, y estos manipuladores de discursos son manipulados por titiriteros ubicados arriba de ellos.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a