Opinión / En movimiento

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la https://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: https://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online https://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

x

Gabriel Wer es uno de los fundadores de #JusticiaYa. Es fotógrafo y consultor en temas de emprendimiento y organización.

redes sidebar

Se acabó el circo

Para que las cosas no cambien hay que cambiar muchas cosas, me decían hace unos días. Los dirigentes y aliados de FCN-Nación lo saben. Colocar en puestos de poder a personas sin liderazgo político parece ser la fórmula más efectiva para no perder control sobre sus estructuras y agendas.

Gabriel Wer

Funcionó con Jimmy Morales en el Ejecutivo y está funcionando con Óscar Chinchilla en el Congreso. No tienen la firmeza, la autoridad, la preparación ni la credibilidad que requieren sus cargos. Puede que ambos tengan buenas intenciones, pero a estas alturas eso se traduce en negligencia, falta de honestidad y una gran irresponsabilidad. Los vacíos de poder son aprovechados por grupos que pueden gobernar desde la sombra y, en el caso del Legislativo, a plena luz del día y sin reparos.

Algunos diputados del Congreso (los mismos que celebraron descaradamente cuando Mario Taracena dejó la presidencia) llevan casi tres meses recordándonos, más bien restregándonos en la cara, que las decisiones que nos afectan en el país pasan y pasarán inevitablemente por sus manos. Manos que se apuran a firmar iniciativas de ley que las escuden de cualquier posibilidad de enfrentar la justicia, como la presentada el martes pasado y en la que solo la firma de Jaime Regalado (jefe de bancada del Movimiento Reformador —MR—) era legible, aunque contó con el apoyo de Alejandra Carrillo (MR) y Javier Hernández (Frente de Convergencia Nacional —FCN—), entre otros. Manos como las de Delia Bac (Alianza Ciudadana —AC—), Francisco Tambriz (AC), Laura Franco (FCN), Joel Rubén Martínez (FCN) y Carlos López Girón (Unidad Nacional de la Esperanza), que votaron ese mismo día para que esta iniciativa fuera conocida de urgencia nacional en el pleno. ¡De urgencia nacional! Quizá la urgencia es por la velocidad vertiginosa con la que el caso Odebrecht se acerca desde Brasil y les respira al cuello a muchos diputados, funcionarios y exfuncionarios públicos.

También en estos días pudimos escuchar a diputados como Juan Manuel Giordano (FCN) y Armando Melgar Padilla (FCN) aprovechando la coyuntura para tratar de desacreditar el trabajo del Ministerio Público (MP) y de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala. A esta estrategia se sumaron Estuardo Galdámez (FCN) y Patricia Sandoval (FCN), que intentaron hacer un linchamiento político de la comparecencia ante el pleno del procurador de los derechos humanos, Jorge de León, por la tragedia del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, mientras muchos de sus colegas comían helado tranquilamente. Los mismos que cada día tienen la responsabilidad personal, legal y social, convocada en las urnas, de garantizar la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de quienes habitamos este país.

Incrédulos y sumidos en la rabia y el dolor por la muerte de más de 40 niñas, supimos que Juan Ramón Lau (Todos) y varios diputados más proponían una iniciativa de ley para reformar el Código Procesal Penal que dejaría en libertad a quienes guardan prisión preventiva. La iniciativa fue calificada por el MP como una herramienta de impunidad. No es la única institución pública que se ha opuesto abiertamente a iniciativas que atentan contra la mayoría. El Ministerio de Finanzas y la Superintendencia de Administración Tributaria manifestaron su rechazo a la iniciativa que otorga exenciones fiscales a ganaderos y a otros grupos agroindustriales y deja al Estado sin percibir más de 1 156 millones de quetzales al año en impuestos. Esta iniciativa fue aprobada el martes por más de 90 diputados, animados desde el palco por ganaderos que, a diferencia de autoridades indígenas en las últimas semanas, sí pudieron entrar al edificio y no fueron objeto de reproches por parte de los congresistas.

Ahora Édgar Ovalle (FCN) está cerca de perder la inmunidad por el caso Creompaz, y al momento de escribir esto no hay señales de su paradero. Según su bancada, los cólicos no le han permitido asistir al Congreso. Se sumaría así al grupo de más de 25 diputados (en su mayoría de FCN) con antejuicios en su contra. Algunos de ellos ya no gozan de inmunidad y en cualquier momento podrían ser capturados. Los mismos diputados que, con colegas como Luis Hernández Azmitia (MR), fueron frenados por la Corte de Constitucionalidad al tratar de crear más de 15 comisiones extraordinarias para percibir dietas y otros beneficios adicionales.

Nada nuevo bajo el sol, pero ¿qué más tiene que pasar? Son 158 diputados (con sus asesores, financistas y aliados) que tienen la vida y el futuro de más de 15 millones de personas en sus manos. Nuestras vidas y nuestros futuros. Manos poco diversas pero ágiles para asegurar los intereses de unos pocos a costa de los demás y que, según la Constitución, operan en nuestro nombre. ¡Se acabó el circo! No más en nuestro nombre.