Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Sandra Morán, una feminista en el Congreso
Ir
Información

Sandra Morán, una feminista en el Congreso

redes sidebar

Sandra Morán Reyes, electa diputada el pasado 6 de septiembre, es la primera mujer en sentarse en el Congreso de Guatemala que se declara feminista y lesbiana. Con el apoyo de sus dos compañeros del partido Convergencia, que también han sido elegidos diputados, Morán dice que su principal compromiso como legisladora será encauzar la agenda de las mujeres y del sector LGTBI, así como la de las comunidades en resistencia y la de la izquierda.

“Nosotros somos absolutamente nuevos en esto. Venimos de los movimientos sociales, aceptamos el reto de hacer campaña y proponernos, la gente nos dio el voto y asumimos el reto”, explica Sandra Morán un par de días después de las elecciones generales.
Dentro de los compromisos adquiridos con el sector LGTBI, se encuentra la aprobación de una ley de Identidad Sexual, una demanda que busca la protección de este sector de la población a nivel jurídico y legal.

“A mí me eligieron 32 mil personas, hombres y mujeres, del departamento de Guatemala. Luego, efectivamente, tengo compromisos con mis organizaciones hermanas del sector de mujeres. Y con la población LGTBI (colectivo de lesbianas, gay, transexuales y bisexuales). Y con la niñez y la adolescencia, por todo el trabajo que venimos haciendo. El otro compromiso es con las comunidades en resistencia. Al final tengo compromiso con todos”.

Sandra Morán Reyes, activista histórica, feminista y artista, a partir de enero de 2016 ocupará uno de los 158 escaños del Congreso de Guatemala como jefa de bancada de Convergencia. Este nuevo partido de izquierda, creado en junio de 2014 a través de la unión de Alternativa Nueva Nación (ANN) y seis organizaciones sindicatos y consejos indígenas, el pasado 6 de septiembre, en unas atípicas votaciones donde se fragmentó el apoyo a los partidos políticos, logró los votos suficientes para obtener tres diputaciones, que suponen, en su conjunto, la irrupción de un nuevo espectro de la sociedad organizada en el Legislativo.

Además de Sandra Morán, seleccionada por el distrito de Guatemala con 31,824 votos, fueron electos Leocadio Juracán, coordinador general del Comité Campesino del Altiplano (CCDA) quien encabezaba el listado nacional, y Álvaro Velásquez, académico de izquierdas y analista político, que encabezaba el distrito central de este partido.

[frasepzp1]

“Nosotros somos absolutamente nuevos en esto. Venimos de los movimientos sociales, aceptamos el reto de hacer campaña y proponernos, la gente nos dio el voto y asumimos el reto”, explica Sandra Morán un par de días después de las elecciones generales. “Y una cosa fundamental es que no podemos hacer nada si no estamos con los movimientos sociales. Solos no vamos a poder hacer nada. Lo de adentro tiene que estar acompañado por la fuerza de afuera”.

La fuerza de afuera

Sandra Morán, tiene 56 años de edad, y 40 de formar parte de “la fuerza de afuera”. Se incorporó a los movimientos de protesta a los 14 años, cuando se adhirió al movimiento estudiantil normalista del Instituto Normal Centro América (INCA). Con 18 años entró a estudiar Ciencias Económicas en la Universidad San Carlos, y a los 19 se incorporó al Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP), la facción guerrillera en la que, según afirma, militó en la semiclandestinidad.

Su paso por la guerrilla, del que no quiere dar mayores detalles, hizo que a partir del año 2011 Ricardo Méndez Ruiz, presidente de la Fundación contra el Terrorismo, y otras personas vinculadas el Ejército, la incluyeran dentro de cuatro denuncias junto a otros líderes de izquierda, acusados por diferentes delitos cometidos durante el conflicto armado interno. Estas denuncias se encuentran bajo investigación del Ministerio Público.

En 1981, Morán salió al exilio a México y más tarde a Nicaragua y Canadá donde permaneció hasta 1994. Durante estos años siguió integrando la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) a través del grupo de música Kin Lalat. “Kin es nosotros haciendo algo, y lalat es sonido agradable. Es en k’iche’. Ese nombre se lo puso Rigoberta (Menchú) en Nicaragua, en 1982. Éramos un grupo de música revolucionaria de la URNG. Yo soy percusionista. Tocaba percusión y marimba”, recuerda Morán.

A su regreso a Guatemala, en 1994, se integró al Sector de Mujeres de la Asamblea de la Mujer de los Acuerdos de Paz, y más tarde fue coordinadora del Foro de la Mujer, creado para dar seguimiento a la agenda de las mujeres dentro los Acuerdos de Paz firmados en 1996. El trabajo del foro, durante los siguientes tres años logró que finalmente en 2000 se creara la primera política pública de la mujer.

Además, a través del Colectivo de Organizaciones Sociales (COS) se comenzó a promover la ley para el cumplimiento de los Acuerdos de Paz, que dio como resultado el Consejo Nacional de los Acuerdos de Paz (CNAP), conformado por el Ejecutivo, el Legislativo y sectores de la sociedad civil. Sandra Morán pasó a ser subcoordinadora del CNAP durante el gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), en representación del Sector de Mujeres, que integra a un total de 33 organizaciones y colectivos de mujeres del país.

A lo largo de los años, Morán ha impulsado diferentes colectivos feministas y lésbicos. Ha sido la promotora del colectivo de mujeres en el exilio “Nuestra Voz”, el colectivo lésbico “Mujeres Somos”, el Colectivo de Mujeres Feministas de Izquierda y el “Colectivo Artesana”. Este último dedicado al trabajo con mujeres organizadas y mujeres privadas de libertad. Desde 2008 imparte talleres de expresión artística a reclusas del centro penitenciario Santa Teresita, y en la actualidad realizan un censo de menores de edad que están bajo tutela de personas privadas de libertad, donde ya registraron a 15 mil menores.

Desde adentro

Morán entra al Congreso con el objetivo de ir dando respuesta a las demandas históricas de la izquierda y de los grupos a los que representa: las mujeres y el sector LGTBI. Entre sus primeros retos, asumidos como parte de la agenda política del Sector de Mujeres, se encuentra la reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, donde buscará hacer valer la propuesta de equidad y alternabilidad en la conformación de los listados de candidatos, entre género y pueblos indígenas. También, dice, impulsará la aprobación del proyecto de la Ley Reguladora del Trabajo de Casa Particular, para legalizar y dignificar la situación de las empleadas domésticas, así como la iniciativa de Ley de Búsqueda Inmediata de Mujeres Desaparecidas. Otra de sus propuestas será la creación de un acuerdo legislativo para operativizar la Coordinadora Nacional para la Prevención de la Violencia Intrafamiliar y contra las Mujeres (CONAPREVI), así como la creación de un Ministerio de la Mujer que permita coordinar los diferentes ejes y políticas de protección y promoción de la equidad.

Dentro de los compromisos adquiridos con el sector LGTBI, se encuentra la aprobación de una ley de Identidad Sexual, una demanda que busca la protección de este sector de la población a nivel jurídico y legal. “También tenemos que ver qué hacer para evitar el bullyng, que es una problemática que enfrentan todos los niños y jóvenes, pero mucho más si son gay”, dijo.

[frasepzp2]

Como parte de su agenda legislativa, Convergencia buscará la aprobación de la Ley de Desarrollo Rural, reformar la Ley del Servicio Civil, la aprobación del Programa de Atención a Personas con VIH, acciones para mejorar la accesibilidad para personas con discapacidad, la recuperación de las Escuelas Normales. “Hay toda una agenda interminable. Hay cosas que van a costar más y cosas que hay que hacer el esfuerzo”, explicó la feminista.

Los tres diputados de Convergencia buscarán alianzas con sus afines en el próximo Congreso, para lograr resultados. “Estamos abiertos y dispuestos a un bloque más grande con URNG y Winaq”, explica Álvaro Velásquez, diputado electo por Convergencia. “Pero debe ser más grande que esto. Hemos contabilizado que hay 12 diputados que provienen de movimientos revolucionario y lucha social. Se trataría de un bloque de la dignidad en materia de intereses ciudadanos, con Encuentro por Guatemala en corrupción, con la UNE en temas sociales”, agrega Velásquez.

Lo primero que buscarán, añadió, será buscar que Sandra Morán, quien iniciará la legislatura como jefa de bancada de Convergencia, presida la Comisión de la Mujer del Congreso.

Morán también deberá establecer alianzas con las otras 20 mujeres que ocuparán un escaño en el Legislativo, una más que en el actual periodo, lo que supone una representación del 13% del total. La mayor parte de estas provienen de Lider, el partido con mayor presencia en el Congreso, donde siete de los 44 diputados electos son mujeres (18%). “A nivel de representación (las mujeres) seguimos estando cortas, y que haya 20 diputadas tampoco es representativo”, señala Morán.

Una entrada simbólica

Desde los sectores de la sociedad civil a los que esta nueva diputada representa, su entrada en el Congreso es vista con expectativa y como un gran reto. María Dolores Marroquín, del colectivo Voces de Mujeres, integrante del Sector de Mujeres, destacó el significado simbólico para las mujeres organizadas de la entrada de Sandra Morán al Parlamento, que califica como “sumamente retadora”. “Primero porque es una de 158, y luego una de 20 que tiene una posición feminista”, dijo Marroquín.

“El reto es bien grande, porque tiene que ver con muchos valores que han sido sacralizados de alguna manera y que, desde una postura feminista, estamos cuestionando cotidianamente. Y la legislación es uno de esos nichos donde se institucionaliza esa opresión”, explica Marroquín, socióloga y con una maestría en Antropología Social. Otro reto, agrega, será la forma en que a partir de 2016 se articularán las demandas dentro del sector de mujeres. “Ver de qué manera establecer relaciones políticas desde otra perspectiva, que no es llegar a exigir que resuelvan sino un ir y venir”.

Desde la comunidad LGTBI, la llegada de Morán al Congreso también es bien recibida. “Todas la conocemos y aceptamos la lucha de ella”, dice Debby Linares, transexual y activista de los derechos del sector, integrada en el colectivo OTRANS. “Yo me siento feliz. Reventé cuetes cuando me enteré que llegó. Al fin tenemos una mujer que es identificada como es, una mujer feminista, una mujer que se declara abiertamente lesbiana, una mujer que quiere cambios en el Congreso, porque ahí hay que transformar”, explicó Linares.

Ahora, a la nueva diputada, a toda la agenda ya establecida dentro de los diferentes acuerdos y pactos con el Sector de Mujeres y LGTBI, se une, como principal reto, seguir con el proceso de fiscalización social que desde las calles se ha dado en los últimos meses hacia el gobierno.

“Yo creo que estamos en un momento importantísimo, el reto es sostener este cambio. Aquí hubo un tsunami político pero hay que ver qué queda, hay una energía impresionante, lo más difícil son los cambios culturales y yo creo que aquí hubo un cambio cultural. Entonces el reto aquí es como nosotros podemos ser una bancada que dé voz adentro a todas las demandas de afuera. Como logramos tener ese vínculo permanente. Ese es el gran reto”, afirma Morán. 

Texto
Edición
Texto
Edición