Cerrar

Ir

Raxruhá y su independencia

Tipo de Nota: 
Información

Raxruhá y su independencia

Tiempo aproximado de lectura: 15 mins
Historia completa Temas clave

El último municipio de Guatemala, Raxruhá, en Alta Verapaz, el número 333, enfrenta sus primeras elecciones municipales entre el entusiasmo propio de la celebración de una “fiesta cívica”, la infinidad de rumores entre la población y la gran incertidumbre sobre lo que puede pasar entre los siete candidatos a alcaldes que se presentan, pues no hay un claro favorito.

Redes-lateral

Nada más llegar a Raxruhá, después de siete horas y media en bus y 325 kilómetros, muy cerca de la ciudad maya de Cancuén, es evidente que el municipio aún queda lejos del desarrollo. En vez de calles asfaltadas, hay caminos con grandes pozas y lodazales. Tampoco hay hospital, ni alumbrado eléctrico. En el centro urbano, la luz de las casas, cuando llueve, desaparece. En las comunidades del interior, ni siquiera hay. Pero el mayor inconveniente de urbanitas y campesinos, del que todo habitante se queja sin importar la condición social, es el agua. En el casco urbano, solo la reciben dos días de la semana en sus casas. En el entorno rural, ni siquiera. Con unas tinajas que les regalaron antes de ser municipio recogen el agua de la lluvia, por lo que en época seca, hacen verdaderos milagros para sobrevivir y muy frecuentemente, tienen que caminar varios kilómetros para llegar al río más cercano. Muchos de estos problemas pensaban que iban a arreglarse tras la autonomía; pero los avances son más lentos de lo que los vecinos quisieran.

En cuanto a seguridad, es un pueblo tranquilo, con varias cantinas, donde a veces se producen altercados, pero que no suelen ir a más. A pesar de estar muy cerca de Petén y su narcotráfico. “Acá solo es zona de paso”, repiten todos los habitantes a los que se les pregunta. Se dice que alguna vez la pista de aterrizaje ha sido utilizada por ellos, pero no les preocupan. Sus prioridades son otras.

Historia

El 25 de marzo de 2008, por fin, tras más de 20 años de lucha, este pueblo consiguió la independencia de Chisec. “Estábamos tan abandonados”, comentan los lugareños. Pero también, muy unidos. “Protestamos y nos manifestamos hasta conseguirlo”, explica un vecino de Raxruhá, Celso de la Cruz, quien camina con una linterna en la mano para abrirse paso entre la oscuridad. Por eso, todos se muestran muy orgullosos de haber logrado su ansiado sueño de ser independientes, aunque para algunos, lo que ha acontecido después ha sido una gran decepción.

Primero, porque no hubo oportunidad de elegir. Según Byron Barahona, candidato por el PAN, “todo el mundo, pensaba que iba a quedar como alcalde Gurmencindo Reyes Bolvito, del Comité Cívico”, uno de los mayores activistas de la emancipación, quien ejercía de alcalde cuando era aldea  y el actual candidato por la UCN. Pero, no fue así, ya que el presidente de la República, Álvaro Colom, nombró a Óscar Corleto Rivera, un empresario de la zona –de importación de pollos- que se había presentado como diputado para Alta Verapaz en la 5ª casilla de la UNE, en las elecciones de 2007. Según el dueño de un negocio de Raxruhá que prefiere ocultar su nombre –“aquí hay represalias”- Corleto tiene un objetivo muy claro que es conseguir la introducción de su producto, el pollo, sin impuestos. “Le va muy bien en el negocio y él puso mucho dinero en la UNE para presentarse como diputado en el 2007”, explica.  

Segundo, porque no se ha cumplido la promesa que hizo Corleto al inicio, cuando apuntó que iba a convertir a Raxruhá en un municipio modelo. Muchos de los habitantes esperaban cambios más evidentes y rápidos.

Corleto ejerció de alcalde hasta diciembre del año pasado. En ese período, informa el dueño del negocio, él casi no estuvo en la Municipalidad, sino que encargaba varios trabajos a ONG’s. Abandonó el cargo cuando decidió presentarse en la primera casilla como diputado para Alta Verapaz. Para ello, se trasladó a Cobán y dejó la Municipalidad al mando de César Castro, el mayor colaborador de Corleto, sobre todo a la hora de comunicarse en q’eqchí y quien se jacta de que fue el que consiguió la independencia, debido a los contactos que tenía en la UNE. “Sin mí, no se hubiera conseguido, porque Gurmencindo no era de la UNE”, reconoce César Castro, en su sede, este sábado 10 de septiembre.  

El viernes, sin embargo, no se encontraba en la Municipalidad; le sustituía en ese momento Jorge Mario Tun. “No siempre está y nos turnamos entre los concejales para suplirle”, explica Tun, quien compagina su cargo político con el oficio de maestro. “El nacimiento de una Municipalidad es como la creación de una familia. Al principio, es una alegría, pero después hay momentos muy difíciles. Acá no había nada, ni escritorios. Empezamos de cero”, comenta.

Entre los avances logrados, según Tun, destaca la “estabilidad y solvencia” del nuevo municipio, ya que se impulsó el pago de impuestos. “Tuvimos que avecindar a todos los ciudadanos. Siempre nos hemos quejado del abandono de Raxruhá, pero es que antes casi ninguno pagaba impuestos. Sin embargo, ahora sí”.

En cuanto a las críticas sobre los pocos avances en urbanización y agua, Tun se justifica explicando que el problema del agua es “complejísimo”. “Hemos preferido esperar a tener resuelto este problema, antes de asfaltar las calles, porque si no, después tendríamos que romperlas y volver a arreglarlas”, dice. Pero, “ya se ha perforado un pozo para conseguir agua por medio de bombeo (…) Se está pensando en grande, porque se quiere que surta agua potable a toda la población durante las 24 horas”, añade.  

Además, señala que la Municipalidad fue elegida durante dos años consecutivos –en 2009 y en 2010- la más transparente a nivel nacional. “Eso nos da más credibilidad”. “Hemos creado un plan de desarrollo hasta el 2020 que incluyen las necesidades de todos. Esperamos que gane quien gane en las próximas elecciones, por el bien de la comunidad, se continúe el plan”, asevera.

El sábado a medio día, ayer, por fin, apareció el actual alcalde en su sede del Partido repartiendo la comida entre sus simpatizantes para que cocinaran la comida del día siguiente. “Mirá, estos frijoles me lo han regalado ellos”, enseña, orgulloso. En la mañana, los observadores electorales de la Procuraduría de Derechos Humanos han avisado de que se estaba regalando “bolsas solidarias” en la casa del alcalde. “Tenemos fotos de la gente cargando su bolsa”, resalta Marcelo Olmino García, del Cocode y también observador electoral. Pero, Castro replica que lo único que han repartido es el almuerzo de mañana: “Y de todas formas, si reparto bolsas solidarias es de mi dinero. En ningún caso, es dinero de la Muni”, obviando la prohibición de hacer campaña desde el viernes. Hacía unos minutos, uno de sus seguidores le comentaba las dificultades que estaba pasando un familiar suyo. Si le ayudaba, prometía el voto. Castro, de forma discreta, sacó su billetera del bolsillo y le dio algo de dinero.

“Los 6 partidos restantes van contra mí”, explica, entre dos guardaespaldas, que le custodian y van con él en todo momento. “Incluso, me han amenazado y lo achaco a las elecciones; pero no tengo miedo. Solo respondo ante Dios y estoy tranquilo”, añade, un poco impaciente, pues tiene prisa. Su concejala primera, a su lado, Vidalia Tello, añade que todo es “por pura envidia”.  “Nosotros no hemos robado nada nunca”, añade el alcalde, “si no, no hubiéramos destacado como transparentes”. Ante los escasos resultados pide comprensión “solo llevamos 3 años en el cargo y no hemos podido hacer todo lo que quisiéramos”. Además, reconoce, nos hemos concentrado en el área rural, “porque es donde más abandonados están”. “Trabajamos por los pobres”, concluye, señalando a las personas que le rodean.        

Críticas

Pero no todos en Raxruhá opinan lo mismo que lo que dicen las autoridades municipales. Para muchos es vergonzoso que aún estén las calles en tan mal estado y no haya agua en las casas nada más que dos veces a la semana. Algunos, consideran que no han cumplido sus promesas.

José Manuel de la Cruz aporta que hay “nepotismo” en el partido oficial. “Y muchos de los trabajadores de la Municipalidad, no son de acá, por lo que no les importa de verdad si los problemas se arreglan o no”. Además, también se muestra dolido con que hayan destruido una cancha de baloncesto que habían construido los jóvenes para divertirse: “Dijeron que ellos iban a hacer otra, la destruyeron y luego, no han hecho nada”.

También destaca otras mentiras de las autoridades: “Corleto divulga que han construido un hospital, cuando todavía no está ni en funcionamiento y no se puede considerar más que un centro de salud”. “Hemos avanzado como mucho un 20%, pero ellos dicen que casi un 80% o un 90%”, añade de la Cruz.

En las comunidades del interior del nuevo municipio, también varias personas se muestran decepcionadas. En Nueva Esperanza, con 30 familias, “vinieron a asegurar que nos harían un pozo, pero no lo han cumplido”, señala en el Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode), Raimundo Chen a través del intérprete. Hicieron un gran hoyo, donde en la actualidad, y en época de lluvias, se acumula el agua y se bañan y juegan los niños; pero nunca continuaron el trabajo. Castro explica que ellos tan solo llegaron a la comunidad a realizar un estudio, pero se llegó a la conclusión de que el agua conseguida estaba contaminada; por eso, no se siguió y no se tiene previsto volver a la comunidad hasta el año que viene.  

Sin embargo, en la actualidad una organización de religiosos de EE.UU. ya les están ayudando a perforar otro pozo, en un lugar diferente. Tampoco les ha apoyado la Municipalidad en la mejora de la escuela, ya que la única que hay está en pésimas condiciones, pues no tiene ni paredes, se quejan los habitantes de Nueva Esperanza.  

En Nueva Jerusalén, a más de 30 minutos caminando, también tienen el problema del agua; aunque su mayor prioridad es el acceso. Allí no llegan las medicinas, ni los médicos. Tienen que llevar a los enfermos o a las mujeres embarazadas de parto en improvisadas camillas entre los vecinos. Según el Cocode, Santiago Chub Tzi “los de la Municipalidad vinieron a hacer un estudio para hacernos una carretera, pero como para llegar a la comunidad hay que pasar por una finca, nos comentaron que su dueño pedía un millón de quetzales por atravesar su terreno y entonces, ya no se pudo”. Barahona, de PAN, no se muestra de acuerdo con esta versión. Según él, el propietario tan solo pidió 100 mil quetzales y lo demás se lo querían quedar en la Municipalidad. “Como el dueño de la finca se enteró de esto, ya no aceptó que se construyera el acceso”, dice Barahona.

Acusaciones

También abundan las acusaciones entre partidos. Se dice que el PP y la UNE- GANA han prometido dinero o beneficios a sus afiliados si logran ganar. Por eso, una mujer de Yalpemech pregunta a Barahona, del PAN: “¿Usted no regala Q100 por voto?”. “No, yo no”, dice, rotundo. “Tampoco es así la cosa. Tengo más de 5,000 afiliados y si tuviera que pagar a todos…”, bromea. “Si no ganamos, la vida sigue. Tengo mi negocio (la única gasolinera dentro del casco urbano)”, añade más serio. Luego, reflexiona que en sitios con poco nivel educativo, como Raxruhá, es muy común la venta de votos. Y es por ese motivo que él quiere hacer especial hincapié en la educación. “Una población educada defiende sus derechos, protesta, no se asusta”. Y concluye: “A veces se les trata como animalitos. Juegan con sus necesidades. Eso debería ser delito”.

Los demás partidos que se presentan –PP, URNG, Viva, Líder, UCN y PAN- están también muy disgustados con la gestión de la UNE en el municipio y les acusan de aprovecharse de las necesidades de las personas pobres. Por ejemplo, “hay coacción a las familias que se benefician de los programas de Cohesión Social, porque se dice a las mujeres que se les quitará estas ayudas, si no votan por la UNE-Gana”, dice Gurmencindo Reyes, de la UCN. “Incluso, les han contado que iban a poner cámaras para saber a quién votan”, añade Miguel Marcos Marroquín, del PP. Tres mujeres de Yalpemech -Catalina, Candelaria y Miriam- lo corroboran. “Si no votamos por ellos, nos quitarán lo de Mi Familia Progresa”, expresan, casi a la vez. En Nueva Jerusalén, también varias mujeres se quejarán de ello. Pero Jorge Mario Tun, lo niega con firmeza: “No es verdad, porque hay muchas mujeres que reciben los beneficios sociales y están afiliadas a otros partidos que no son el nuestro”.   

Gurmencindo Reyes, de la UCN, relata sus problemas para presentarse como candidato. En un principio, lo intentó como Comité Cívico Ajawinel con el equipo que consiguió la independencia del municipio. Uno de los requisitos era presentar 200 afiliados como mínimo. Y presentaron 150 firmas de alfabetos y 180 huellas dactilares. Según el Tribunal Supremo Electoral se deben presentar 50% de alfabetos y 50% de los analfabetos. “Nosotros ofrecimos dos soluciones: o añadir más firmas o eliminar impresiones dactilares y nos dijeron que no. Me molestó bastante y creemos que fue por injerencia del partido oficial, por miedo al apoyo que tenemos”, dice. Al final, decidieron buscar un espacio libre de algún partido. Y encontraron a la UCN. “Era la única opción libre. No tiene nada que ver con la ideología, ya que mantenemos nuestra línea política”.

Pero también hay otras opiniones un poco más comprensivas. Según Roberto Milián, de la Junta Electoral Municipal, JEM, “aquí nos cuesta reconocer que ha habido avances, sobre todo, en las zonas rurales. El problema es que se tenían muchas expectativas; pero no se podía esperar un progreso muy importante, porque es una institución nueva, que han tenido que comenzar con muchas dificultades”.    

Rumores

Las “malas lenguas” hablan de la posibilidad de que se produzca fraude por parte del partido oficial. Algunos aseguran que se ha mandado la tarjeta para votar a personas ya fallecidas. Según Roberto Milián, presidente de la JEM, zafa bulto. “No creo que sea cierto, pero en todo caso, es competencia del Renap”.

Otro chisme muy extendido entre la población es el de que van a votar personas de otros municipios en Raxruhá. Milián también lo desmiente: “Es una mala interpretación de la ley. Por primera vez, se ha permitido que cualquier ciudadano pudiera empadronarse o actualizar su empadronamiento en cualquier sede del Tribunal Supremo Electoral, pero eso no significa que acá vayan a votar. Es una confusión, porque muchos de Petén les viene mejor venir aquí a actualizarse. Solo se dio un caso que descubrimos que decía que era de Raxruhá, pero en realidad era de Puerto Barrios”.

“Hay muchas quejas, pero solo una persona ha denunciado”, dice Milián. Y esa persona es Byron Barahona, del PAN, quien interpuso dos denuncias al partido oficial por utilizar materiales económicos de la Municipalidad para hacer campaña y politizar varios proyectos como los de Mi Familia Progresa.      

Pero no solo hay rumores y quejas sobre las artimañas de los candidatos para ganar, también los hay en cuanto a las vidas personales de algunos candidatos. “De mí han dicho que soy un matón, porque voy armado, y que pertenezco a los Zetas. Todo mentira”, dice Barahona. También, hace pocos meses hubo un asesinato, que algunos relacionan con la política. La víctima era uno de los fiscales de la UCN (del Comité Cívico) y familiar del candidato de este partido. Otros en el pueblo, sin embargo, creen que fue un conflicto típico de las cantinas.

¿Qué pasará el 11 de septiembre?

Mientras que pocos dudan en Raxhuhá de que el próximo presidente de Guatemala será Otto Pérez Molina, del PP, nadie sabe muy bien quién ganará el puesto de alcalde. Los cuatro favoritos son la UNE-Gana, el Comité que compite por medio de la UCN, el PAN y el PP. Los cuatro partidos se sienten ganadores; aunque los mítines más numerosos siguen siendo los de la UNE-Gana, según varios testimonios.

A pesar de que son las primeras elecciones de alcalde, algunos están desilusionados: “seguimos como en la época de la Conquista. Ahora nos dan comida o beneficios a cambio de votos”, dice un empresario de la zona. Algunas personas son reacias a decir su voto. Es el caso de Ricardo, de Nueva Jerusalén, quien a pesar de tener varios carteles en su casa de la UNE-Gana, aún no tienen decidido su voto o no lo quiere decir. Otros, sin embargo, no dudan en expresarlo: “Yo por alcalde votaré por el PAN y para presidente por Baldizón”, dice Gilberto Mucú, de Nueva Esperanza. En el casco urbano, la sede que se mantiene más llena es la de UCN. “Gurmencindo es el que tiene más apoyo en las zonas urbanas”, dice una mujer, que prefiere ocultar su nombre.

Pero de lo que no hay duda es de la gran participación que habrá, si las condiciones climáticas acompañan. Debido a la decepción de no poder elegir a su primer alcalde hace tres años “se cree que va a haber una alta asistencia, sobre todo, por parte de las mujeres”, dice Milián. Manuela Xo Tzi, a pesar de tener 27 años, será la primera vez que vote: “Antes no había tenido tiempo”, se justifica.

En la casa de Roberto Milián es donde se reúnen los componentes del JEM. “Somos nuevos en esto, pero le hemos puesto mucho empeño y trabajo, sobre todo en la capacitación de la personas que estarán en las mesas electorales”, señalan, aunque Milián tiene varias preocupaciones.   

Todos los partidos quieren que mañana sea una fiesta cívica para la población; aunque, también, hay posibilidad de que se produzcan conflictos. Según la Junta Electoral Municipal, pueden desarrollarse disturbios en Sechaj, “porque son una comunidad que apoya muchas protestas y manifestaciones, incluso, de otras regiones”, dice Milián. También, “por la afluencia de gente que se prevé, puede haber problemas en la Escuela Oficial número 1”.   

Otra inquietud es que uno de los centros de votación se inunde debido a que encuentra cerca del río que da nombre al Municipio -y que significa Agua Verde-. “Por eso, hemos creado un plan B en caso de que llueva mucho”, expresa. También, han previsto posibles fallos de luz, por lo que en cada centro de votos tienen dos plantas eléctricas, candelas y linternas.  

En total, en Raxruhá se estima -según el Instituto Nacional de Estadística- que hay alrededor de 33 mil habitantes, de los cuales unos 10 mil deberán participar en la elección del futuro de su municipio. Mañana, como dice José Manuel de la Cruz, “nadie puede decir que uno u otro es de tal o cual partido. Se acabó la campaña y mañana, todos seremos uno solo, ejerciendo nuestro derecho de participación en la democracia en orden y transparencia”. Veremos si sus deseos se cumplen.

Autor
Autor
a
a