Cerrar

Ir

Querellante contra Ríos Montt en España: “Independientemente de la condena debe haber un juicio”

Por supuesto el objetivo inicial fue combatir una guerrilla profundamente debilitada, pero luego no dudaron en eliminar completamente a la población civil, de manera brutal, y como han demostrado los expertos, por razones racistas contra los mayas en su mayoría.
El caso en España permanecerá abierto y activo, por dos razones: hay muchos otros procesados que no son Ríos Montt y porque España va a esperar de todos modos a ver si, efectivamente, hay un proceso legal y sin irregularidad en Guatemala.
Tipo de Nota: 
Información

Querellante contra Ríos Montt en España: “Independientemente de la condena debe haber un juicio”

Tiempo aproximado de lectura: 5 mins
Historia completa Temas clave

Almudena Bernabéu es una abogada española especialista en procesar a acusados por delitos de lesa humanidad. Formó parte de investigaciones como la que logró prisión para el dictador chileno Augusto Pinochet o la que dio con uno de los culpables de los “vuelos de la muerte” en Argentina.

Redes-lateral

Desde 2006, forma parte del equipo de abogados querellantes en la demanda por genocidio presentada en la Audiencia Nacional española contra Efraín Ríos Montt, jefe de estado de facto de Guatemala entre 1982 y 1983.

Ella representa a cinco víctimas indígenas y fue la encargada de la reapertura del juicio, por la que en ese año se dicto una orden de arresto contra el general retirado. En 2007 la Corte de Constitucionalidad de Guatemala anuló el proceso de extradición, que se había iniciado el año anterior.

Bernabéu habla de los avances del caso en España, y su percepción y participación el recién abierto proceso en Guatemala por genocidio y deberes contra la humanidad.

¿Por qué se acusa a Ríos Montt de genocidio?

En el año 2000 los abogados de las víctimas interpusieron una querella por genocidio contra la población maya. Además, Ríos Montt y otros siete imputados fueron procesados por genocidio en España. Los delitos cometidos por el ejército guatemalteco en los años 80 son constitutivos del delito de genocidio.

La defensa de Ríos Montt afirma que no existe genocidio porque no existió la eliminación sistemática de ningún grupo por su raza, etnia o religión ¿cómo responde a eso?

Esa es una defensa habitual destinada a desvirtuar la verdad. Por supuesto el objetivo inicial fue combatir una guerrilla profundamente debilitada, pero luego no dudaron en eliminar completamente a la población civil, de manera brutal, y como han demostrado los expertos, por razones racistas contra los mayas en su mayoría. La intención era destruir a la población maya y eso es suficiente motivo para hablar de genocidio, aún cuando el motivo fuera además, debilitar y acabar con la guerrilla.

¿Por qué se califica de sistemática la intención de destruir a la población maya?

En mi opinión, y aunque no se puede saber exactamente que pasa por la mente de los artífices, el protocolo del ejército, su actuación y adiestramiento siempre mostró componentes racistas. Ellos además hacían reclutamiento forzoso y la diferencia entre ladino, que eran los oficiales, e indígenas, que eran soldados, siempre fue clara. La consideración de la población civil, cuando se trataba de indígenas, siempre fue a partir de la pormenorización y violencia, la más cruel, y por ejemplo, se instruyó a los soldados para que violaran a las mujeres indígenas y de esa manera mezclar la sangre.

En el caso que se encuentra en España ¿tienen cómo demostrar qué fue Ríos Montt quien dio las órdenes?

Sí, él lo admite en entrevistas con la documentalista Pamela Yates, en las que habla sobre su capacidad para controlar a todo su ejército en los años 1981 y 1982, que son los años con los índices más altos de violencia. Además hay comunicaciones y cables de alto mando y a través de la cadena de mando que llega hasta el presidente. Sí, es responsabilidad de mando, además no nos olvidemos del Plan Sofía.

¿Qué cambios provoca el juicio contra Ríos Montt en Guatemala, en el caso de España?

En principio, el objetivo del caso en España fue siempre que estos crímenes se pudieran juzgar en Guatemala. El caso en España lo he trabajado en 2006 en combinación con mis colegas en Guatemala que han hecho posible este procesamiento. Sin aquello, cerrando el cerco, esto no hubiera sido posible. A Guatemala, con los cambios y el coraje de ciertos profesionales y tras haber rechazado tan vehementemente la jurisdicción española, solo le quedaba asumir el trabajo en el país. Si efectivamente los procesamientos en Guatemala van adelante, de manera efectiva, España (el juez) podría optar por archivar el caso, pero para eso aún falta mucho, pues apenas estamos en la fase de investigación de la fiscalía guatemalteca.

¿Está bien fundamentado el caso planteado por el Ministerio Público?

Nos encontramos trabajando en ello, aún está todo por hacer, en realidad. En cuanto trabajemos en ello, sí, creo y espero que sí.

En una entrevista a La Vanguardia, usted menciona que estos casos de derechos humanos se llevan a cabo en España cuando en los países donde se cometieron las injusticias no se hace nada ¿Qué pasaría con el caso en España, si Ríos Montt recibiera una condena en Guatemala? y si no hubiera avances ¿qué medidas tomarían con el caso en España?

El caso en España permanecerá abierto y activo, por dos razones: hay muchos otros procesados que no son Ríos Montt y porque España va a esperar de todos modos a ver si, efectivamente, hay un proceso legal y sin irregularidad en Guatemala.

¿Qué avances ha habido en el caso de España en estos últimos seis años?

En España, 24 supervivientes de genocidio fueron a testificar, más de ocho testigos expertos presentaron pruebas. Ha habido incluso testimonios secretos de parte de miembros del ejército. Hay pruebas de gran importancia que serán puestas a disposición de la fiscalía guatemalteca.

¿Cómo califica el hecho de que Ríos Montt se presentara voluntariamente a la justicia?

No me impresiona mucho. Podría estar intentando usar eso políticamente o evitar la cárcel con tal voluntariedad. Al final se negó a declarar, así que podrían ser tácticas para obstaculizar el trabajo de las autoridades judiciales.

 ¿Cree que el sistema de justicia guatemalteco esté preparado para enfrentar un caso como éste?

No estoy segura. Las instituciones no han sufrido grandes transformaciones, sin embargo, sí hay una serie de individuos ejemplares capaces de hacerlo, ahora, las instituciones en su totalidad, no.

¿Consideraría un avance esta audiencia o para que sea real y significativo debería existir una condena?

Debería haber debate, como mínimo. Independientemente de la condena debe haber un juicio. Un espacio para que las víctimas escuchen al dictador, este testifique y no se ampare en la trampa de los recursos.

Autor

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a