Cerrar

Ir
El director de la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia Covid19 - Coprecovid - durante la sesión del 24 de julio. Congreso

Presupuesto 2021: la bancada oficial aún no fija prioridades

Tipo de Nota: 
Información

Presupuesto 2021: la bancada oficial aún no fija prioridades

Historia completa Temas clave

El Ministerio de Finanzas debe entregar esta semana el primer borrador del presupuesto para 2021, la bancada oficial lo espera sin prioridades definidas. La oposición señala que será necesario generar más deuda para educación, atracción de inversiones y la vacuna contra el COVID19. Esta nota forma parte de una serie que expone los pendientes del Congreso en lo que queda del año.

Redes-lateral

El 30 de noviembre es un punto de inflexión en el calendario político: es el último día para aprobar el presupuesto. El Ministerio de Finanzas debe enviar el primer borrador al Congreso el 2 de septiembre de cada año, es decir, esta semana. La junta directiva lo recibe y remite a la Comisión de Finanzas para que lo reforme o apruebe. Todos los bloques del Congreso forman parte de esa comisión. El dictamen se traslada al Pleno, que lo conoce y vota antes de diciembre.

Por ahora, se desconocen detalles del proyecto, pero se maneja la cifra de 96,000 millones de quetzales como techo presupuestario. En 2019 no fue aprobado el presupuesto para 2020, por lo que el Estado operó con el aprobado en 2018, que sumaba poco más de 87 mil millones.  

[relacionadapzp1]

El único miembro del gobierno central que ha alzado la voz hasta el momento es el comisionado de la Coprecovid, Edwin Asturias, quien escribió que el Ministerio de Salud debería recibir como mínimo un 5% del Producto Interno Bruto (unos 15,000 millones de quetzales) para hospitales, vacunas (incluida la de COVID19) y recursos humanos.

Plaza Pública contactó al presidente de la Comisión de Finanzas y Moneda, Duay Martínez de VAMOS, para conocer las prioridades del oficialismo. Por mensaje de texto respondió que «no existen prioridades de VAMOS» pues es una herramienta «de uso nacional y no partidista». Asegura que espera la versión final del documento y que prefiere no hablar sobre especulaciones «pues en estos días aún van a realizar cambios».

Otras bancadas en cambio, piden que salud, educación, ayuda alimentaria, y atracción de inversiones se conviertan en prioridades.

Las implicaciones postcovid

Bernardo Arévalo, de Semilla, plantea que la crisis evidenció las enormes brechas de atención en el sistema de salud, producto de la falta de inversión histórica que debe ser atendida en el nuevo presupuesto. Carlos Barreda, de la bancada UNE, coincide y hace hincapié en fortalecer el primer nivel de salud y los hospitales temporales: «deben volverse permanentes».

[relacionadapzp2]

Para Barreda el presupuesto también debe considerar recursos para el hambre, uno de los efectos directos de la pandemia. «Según el Banco Mundial la pobreza en Guatemala llegará al 73%. Debe invertirse en alimentos más allá del corredor seco, en apoyo a la agricultura familiar, semillas, fertilizante, granos básicos, presupuesto para MIDES y MAGA», indica.

Con el presupuesto también se deberá adaptar el sistema para educar a distancia, señalan los diputados. Arévalo apunta a crear condiciones para el estudio donde no hay soporte digital. Para Barreda esta transformación debe incluir abastecer las escuelas agua, baños, alimentos y cocinas, además de crear un programa de acceso a internet y tablets, con el objetivo de que todos los niños menores de 12 años vuelvan a las escuelas: «Si se van, generalmente no regresan, y el impacto de su salida será grosero en capital humano», advierte.

Neutze, de CREO, prioriza la educación, pero cree necesario replantearla para atraer capitales. Eso también le parece impostergable. El desconcierto global crea oportunidades, dice, y cree posible aprovechar, por ejemplo, «la situación política del Salvador, que ha hecho que muchas empresas consideren migrar a Guatemala», o la crisis comercial entre EEUU y China, que podría ser utilizada por el país por su cercanía con EEUU. «Se trata de atraer industria; no simple maquila­», indica.

Luis San José, investigador económico en ASIES, coincide en que se debe aprovisionar con dos propósitos: competitividad y recuperar empleos formales. Aprovechar la repatriación de las cadenas de valor (el regreso de capitales a su país de origen) mostrándose «atractivos dadas nuestras ventajas geográficas», y generar empleos a través de la construcción de «aeropuertos, puertos, carreteras, remozamiento en salud y escuelas, crearía empleo, fomentaría el consumo y dejaría herramientas útiles para el futuro­», indica.

[relacionadapzp3]

Ricardo Barrientos, economista del ICEFI, coincide en algunas prioridades de los diputados, pero pone encima la lucha contra la desnutrición crónica y la inversión en niñez y adolescencia.

Aunque ve necesaria la atracción de inversiones, subraya la necesidad de invertir en la economía de consumo, del hogar: «Icefi propuso continuar en 2021 con una versión mejorada y corregida del Bono familia. Al fortalecer los hogares, la economía se va a recuperar» señala. «El sector económico más importante del país no es industria, comercio, importaciones, sino los hogares», agrega.

Deuda necesaria

Encontrar balance presupuestario en el contexto de una pandemia es una empresa complicada. Barreda indica que el país deberá financiar su presupuesto con deuda: «En contra de la necesidad de balance que exige el neoliberalismo, el país puede y debe endeudarse, pero esos recursos no deben destinarse sólo a funcionamiento. Ese dinero debe usarse en capital humano, en reactivación económica y del empleo».

San José, de ASIES, indica debe fortalecerse las acciones para evitar el contrabando, pero que no podrá evitarse el endeudamiento, pues más allá de los montos «lo importante es el destino y la facilidad con la que se ejecute».

Barrientos, de Icefi, coincide: «Creemos que el endeudamiento es inevitable, pero hay que estudiar los destinos para generar los efectos más beneficios para el bienestar de las personas». Además de deuda, advierte, se deben revisar los planes de la SAT (Superintendencia de Administración Tributaria) pues ha crecido el fraude fiscal. «El principio de capacidad de pago dice que al que no pueda pagar no se le cobra, pero al que sí tiene y es tramposo, a ese le tiene que caer».

En pocos días el Ministerio de Finanzas, dirigido por el exdiputado de CREO, Álvaro González Ricci, presentará su proyecto. Este dará a los guatemaltecos un nuevo insumo para conocer rasgos del proyecto político de VAMOS, y al ejecutivo, la oportunidad de gobernar basados en su planificación.

Autor

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
aa