Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Por qué no voy a la Plaza
Ir

Por qué no voy a la Plaza

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
11 06 16

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Creo en los símbolos. Los busco y trato de leerlos para comprender mi entorno, mi pensamiento, mi historia, mi país. En ese sentido, creo que las manifestaciones del año pasado son un símbolo hermoso, primigenio, esperanzador, necesario. También creo que un símbolo no tiene temporalidad. Es lo mismo desde distintos tiempos.

Por ejemplo, el 27 de agosto del 2015 no es una fecha. Es un símbolo. Es un río de personas que desemboca desde distintos puntos cardinales a lo que simboliza un centro, léase una esperanza. Esa fecha trascendió la temporalidad y digamos que lo que buscamos tras esa movilización se manifiesta en ese símbolo.

Demasiado ingenuos seríamos, demasiado complacientes, si pensáramos que a partir de ese símbolo las cosas cambiaron para Guatemala. De hecho, las cosas están bastante mal. Pero eso...

Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a