Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Política corrupta-ciudadanía apática
Ir

Política corrupta-ciudadanía apática

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Los llamados partidos políticos funcionan como máquinas electorales que guardan ciertas formas en muchos casos, pero que ya decidieron de antemano quiénes van a ser sus candidatos en función del precio de la candidatura
Al momento, no existe un sujeto político que pueda realizar un cambio significativo de la magnitud que se necesita.
Papeleta de votación.
Manuel Baldizón del partido Lider en un mitin político.
Pobladores de Sololá escuchan a Sandra Torres, candidata presidencial de la Unidad Nacional de la Esperanza.
Alejandro Sinibaldi es el candidato presidencial del Partido Patriota.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 16 mins

Tenemos una democracia relativamente joven e inmadura, pero con aires de agotamiento y decrepitud. Sea cual fuere el resultado de las próximas elecciones, el panorama político no cambiará significativamente porque no hay alternativas políticas reales y efectivas, y porque tenemos una institucionalidad deteriorada y corrompida.

No hemos hecho nada para cambiar esta situación y no podemos esperar, por tanto, que la situación cambie por sí misma. Los políticos que han medrado en esta situación y los grupos de poder que se han beneficiado no van a cambiar el estado de cosas. Cualquier alternativa real debe ser pacientemente construida para que resulte efectiva en algún momento de la próxima década. No es algo que vaya a surgir de la noche a la mañana. Y al momento, no existe una fuerza política real que sea alternativa...

Autor
Autor
a
a