Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Plaza Pública rechaza campaña negra
Ir
Editoriales

Plaza Pública rechaza campaña negra

redes sidebar

Desde que este año nacimos como medio, Plaza Pública ha trabajado por presentar a sus lectores un periodismo independiente, crítico y de profundidad. Durante la campaña electoral nos hemos esforzado por hacer artículos serios e incisivos. Esto nos ha hecho acreedores de la confianza de cada vez más ciudadanos y del recelo de varios grupos de poder, que esta semana han utilizado el prestigio de nuestro nombre para realizar una campaña de descrédito.

Desde el fin de semana, alguien se ha dedicado a distribuir entre las misiones diplomáticas y organizaciones de derechos humanos un sobre de manila con el logotipo y la dirección de Plaza Pública y el nombre de nuestro director, Martín Rodríguez, para denunciar la supuesta participación de Otto Pérez Molina en el caso de MDF (Mercados de Futuro). El documento contiene parte del expediente que el Ministerio Público ha armado sobre esta casa de inversiones en la que se perdieron Q82 millones del Congreso. En concreto, la parte del expediente que hace referencia a el cobro de cheques por parte de Otto Pérez Molina, el líder del Partido Patriota.

Rechazamos de manera tajante que las fuerzas políticas se aprovechen de nuestro nombre para lanzarse ataques en campañas de desprestigio. Y por este medio aclaramos que ni Plaza Pública ni Martín Rodríguez tienen nada que ver con estas fotocopias apócrifas, y que ignoramos si se corresponden con el expediente verdadero.

Agradecemos a nuestros amigos del mundo diplomático y de los derechos humanos habernos alertado desde temprano en la semana sobre el asunto y por ayudarnos para obtener las imágenes de quiénes dejaron los sobres en sus oficinas.

Demandamos al Ministerio Público que inicie una investigación de oficio para dar con los responsables de este acto delictivo.

Este fraude no es el primero que nos ocurre en siete meses de periodismo, pues la página guateleaks.com, dedicada a difundir desinformación sobre partidos como la Unidad Nacional de la Esperanza o Libertad Democrática Renovada, ha inventado cables estadounidenses y ha mezclado con sus documentos falsificados algunos de nuestros reportajes sobre los cables verdaderos omitiendo citarnos en sus páginas –cosa que le agradecemos. Habría dolido ver el nombre de Plaza Pública entre esa sarta de falsedades y calumnias-.

Usurpar un nombre es un delito. Nos reservamos el derecho de accionar legalmente contra quienes usurpen nuestro nombre, así como contra quienes usen nuestros contenidos sin acreditarnos bajo nuestra licencia de Creative Commons.

Avatares como estos sólo aumentan el respaldo de nuestra fundadora Universidad Rafael Landívar y de la Open Society Institute, así como de quienes han confiado en nosotros como WikiLeaks, nuestros aliados de la Fundación EFE, La Hora, El Confidencial, Verdad Abierta, e IDL-Reporteros.

Y nos conducen, una vez más, a reiterar los votos para llevar a la sociedad un periodismo independiente y de profundidad, y les pedimos a nuestros lectores que nos sigan por medio de nuestro portal, nuestras redes sociales y las reproducciones de nuestro contenido por parte de medios amigos. Pueden revisar y cotejar el contenido en www.plazapublica.com.gt

Texto