Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Otra vez otras Lucrecias
Ir

Otra vez otras Lucrecias

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
10 07 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Hace tantísimos años, en la Roma prerrepublicana, vivió Lucrecia, la hija de un respetado romano.

Su esposo se llamaba Colatino. Fue reconocida por su belleza y por su inteligencia. No fue difícil cautivar a Sexto Tarquinio, hijo del rey de ese momento. Cuenta la leyenda que, al estar sola en su casa, Sexto Tarquinio pidió hospedarse en su casa. Allí la violó.

Pero Lucrecia no es recordada por la violación, sino por denunciar al hijo del rey. Lo denuncia ante su padre y su esposo antes de suicidarse. No se conocen muchos detalles. Tampoco lo que dijo, lo que pudo sentir. Podemos su...

No podemos imaginarnos lo que las mujeres sienten cuando alguien se otorga el poder de tomar nuestro cuerpo, nuestra intimidad, y de arrebatarnos la dignidad.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a