Cerrar

x
Olimpiadas con frijoles y champán
Ir

Olimpiadas con frijoles y champán

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Los demás miembros de la Junta Directiva del COG también realizaron viajes a los cinco contenientes. Amapola Arimany, la vocal I, se fue a las Islas Caimán a acompañar a la selección de voleibol, o a un Master Ejecutivo en Organización de Gestiones Deportivas, organizado en cuatro módulos en Kenia, Suiza, Francia y España. Salomón David Rowe, vicepresidente y secretario general del COG, viajaba a Chile para otro curso (Q71,627.58 asignados; Q2,500 más de lo que le habían prometido a Barrondo para todo 2011)
El 2011 la Junta Directiva del COG se subió el monto de los viáticos de viajes al extranjero a US$650 diarios por cada día que salieran en comisión (US$325 cuando está incluido el alojamiento y comida).
La delegación olímpica en la inauguración de los Juegos de Londres
Atletas y directivos del Comité Olímpico en la Villa Deportiva de Londres.
Quiyuch durante la prueba de marcha de 50 kilómetros.
El equipo femenino de marcha en competencia.
Directivos del Comité Olímpico en una recepción en Londres.
Camargo, presidente del Comité Olímpico Guatemalteco, a la derecha, en una recepción en Londres.
Los atletas Quiyuch y Franco en su casa.
Los marchistas Quiyuch y Franco en su casa.
Casa de Erick Barrondo en aldea Chiyuc, San Cristobal, Alta Verápaz.
El padre de Barrondo en la cocina de su casa.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 16 mins

El Comité Olímpico Guatemalteco (COG) invirtió en los dos últimos años, oficialmente, un total de un millón de quetzales en la preparación de Erick Barrondo, contando el entrenador, los viajes al extranjero, la asistencia médica y la beca económica. Mientras tanto, en un solo viaje de unos días a Londres en 2011, tres miembros de la Junta Directiva del COG gastaron Q140 mil en viáticos. Según la Constitución, Guatemala apoya al deporte. Daniel Quiyuch, compañero del medallista olímpico, asegura que no les apoyó “absolutamente nadie”.

El día que Jamy Franco recibió el reconocimiento en el Congreso por su triunfo en los Juegos Panamericanos, en noviembre de 2011, no esperó a que terminara el evento. Tampoco estuvo firmando autógrafos entre la masa agolpada de diputados y funcionarios en el salón de los pasos perdidos. Salió del edificio de la zona 1 y esperó a un autobús rojo para marcharse al Liceo Comercial. “Iba en la 40 R, con la medalla de oro en la bolsa”, contó Franco, quien venció en la disciplina de marcha en los J...

Autor
Autor
a
a