Cerrar

x
Nueve años de cacería para ocho narcos guatemaltecos (I)
Ir

Nueve años de cacería para ocho narcos guatemaltecos (I)

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
En 2003, el Departamento de Estado estimaba que en Guatemala sólo se interceptaba el cinco por ciento de la cocaína trasegada por el país. Pero también calculaba que, de toda la cocaína que los traficantes intentaban llevar a EE.UU., en las fronteras estadounidenses sólo se decomisaba el 12.2 por ciento.
Por eso, el dinero hallado en la zona 14 –en una residencia en La Cañada– era tan importante. Pero la magnitud de ese hallazgo se les pasó por debajo de las narices a las autoridades guatemaltecas en ese entonces.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 12 mins

En 2003, Estados Unidos comenzó una persecución que casi ajusta una década. Su objetivo: desmantelar una red liderada por el guatemalteco Otto Herrera García. Entre ese año y 2007, esa organización sirvió de bisagra entre el remanente del cartel de Cali y el cartel de Sinaloa. Esta es la historia de cómo capturaron a algunos de sus miembros claves y de quienes continúan prófugos. La investigación del caso se realizó como parte de una beca del Centro Woodrow Wilson y el diario The Washington Post en Washington D.C., EE.UU. Esta es la primera entrega de tres.

Un tesoro a la vista

Una mina de oro. Eso fue lo que la fiscalía de Washington D.C. –con ayuda de la policía y fiscalía de Guatemala– encontró el 2 de abril de 2003: US$14.4 millones del narcotráfico (Q112.3 millones, al tipo de cambio de entonces), en una casa de la zona 14 de la capital guatemalteca. Era un hallazgo que detonaría una cacería humana que ya suma nueve años, y todavía no llega a su fin.

Las repercusiones del hallazgo, cual ondas expansivas, se ...

Autor
Autor
a
a