Artículos / Guatemala

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la https://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: https://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online https://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

x

-A A +A
redes sidebar

“Nosotros vemos al Estado de Guatemala como una empresa”

Cuando el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) está de acuerdo con una reforma tributaria conviene preguntarse por qué. Entender su perspectiva. Su incidencia y poder político han servido en el último cuarto de siglo, en el periodo democrático, para impedir casi siempre lo que casi siempre desde la administración de Vinicio Cerezo ha intentado el gobierno: subir los impuestos, mejorar los ingresos del Estado.

Marco Augusto García Noriega, presidente de la patronal, asegura que llegar a este punto sobre una reforma tributaria (del ISR) era ya algo inevitable después de 50 años de oposición –desde que lo aprobó el gobierno de Ydígoras Fuentes– con argumentos parecidos. Su consentimiento y el del empresariado estaban esperando una coyuntura propicia. El nuevo gobierno, en este sentido, es visto como un punto de inflexión en cuanto al diálogo fiscal se refiere. Y como una de las partes consultadas para negociar la aprobación de una nueva ley de actualización tributaria, el CACIF tiene conciencia de lo que implica ser crítico, oponerse, ganar tiempo a su favor y desafiar una vez que se toquen sus intereses. En resumen, en un contexto corporativo, la cúpula empresarial entiende al Estado de Guatemala como uno de sus iguales.

Ha llamado la atención la anuencia con que se ha referido el CACIF a la ley de actualización tributaria. ¿Cómo se evalúa desde la cúpula empresarial la coyuntura y el contexto para que se dé luz verde a esta reforma?

Nosotros entendemos que una reforma de este tipo tiene que ser concebida pensando en un largo plazo, hablamos de por lo menos 10 años. No es la primera vez que CACIF interviene en estas situaciones. Somos signatarios del pacto fiscal. Pero por razones de tipo político ha fracasado en años anteriores. Estamos conscientes de que en este momento se presenta un nuevo gobierno, una nueva oportunidad que consiste en otorgar una seguridad jurídica y también física a los habitantes de un país. Por lo tanto vemos viable una reforma de este tipo.

¿A qué definitivamente el CACIF hubiera mostrado oposición?

A una reforma que no hubiera sido integral. Aunque de momento solo tenemos una parte del paquete. La segunda parte viene en el tema de la transparencia, en la calidad del gasto público, y la rendición de cuentas de los funcionarios públicos. Lo han prometido para los próximos meses.

¿Qué decir de las exenciones que tiene contemplada la reforma, como a las telefónicas y las maquilas, con propietarios que son parte de un sector de economía emergente?

El tema de las maquilas es un factor que genera empleo, y es una gran cantidad de personas que dependen de eso.

¿Pero tienen alguna postura ante el tema?

Más que exención se trata de una cuestión de política social de empleo.

Dado el incremento impositivo sobre los dividendos y la reducción en cuanto a las utilidades, algunos analistas ven en la nueva ley apenas una diferencia de impuestos que puede ser entendida como una compensación atractiva para el sector empresarial. ¿Pagarán lo mismo que han estado aportando? ¿Es cierta la compensación?

Creo que las personas que han realizado estos análisis están equivocadas. Una cosa son las utilidades de la empresa y otra los dividendos. Las utilidades pueden o no distribuirse. Cuando los accionistas reciben sus ganancias –los dividendos– adquieren un derecho sobre ellos, y pueden utilizarlo para inversión, para reserva, etcétera. Sobre las utilidades brutas la empresa paga un impuesto. Sobre dividendos los accionistas pagarán otro tipo de impuesto. Son conceptos que están en todos los libros de sociedades mercantiles. Yo no veo dónde está la compensación.

Tampoco se puede argumentar una doble tributación en este aspecto.

Lo que hemos considerado nosotros es que la persona jurídica ya tributó. Ahora el hecho generador de renta que pagará impuesto será la distribución de dividendos, como así consistía antes en el impuesto de timbres fiscales y documentos.

¿Es decir que esta vez el CACIF no presentará recursos de inconstitucionalidad?

Por parte del CACIF no. Quizá una persona individual sí. Pero desde la gremial no.

El pacto fiscal original planteaba un 10 por ciento de impuesto sobre dividendos. ¿Qué tipo de consensos se discutieron con la cúpula empresarial para reducirlo al 5 por ciento?

Pasa que el inversionista va a pensar en Guatemala siempre y cuando tenga una utilidad que sea rentable. El capital busca el lugar donde va a tener mejores condiciones. Y fue una medida para tener estabilidad en el crecimiento del país. Lo que había que evitar era que las inversiones extranjeras migraran a otros países.

¿No les abruma la facilidad de aprobación de leyes que el PP ha tenido en el Congreso? ¿Cómo han percibido la función de los diputados-empresarios (Seidner, Muadi) en el proceso?

Lo que siempre ha habido es un diálogo franco con este gobierno. Y las discusiones se han resuelto mediante consenso científico y técnico. Ya con las enmiendas, hemos estado 99 por ciento de acuerdo con la aprobación de la reforma.

¿Y cómo ven, por ejemplo, que algunas mesas de diálogo internas en el Congreso hayan sido sostenidas con otros sectores como los hermanos Alejos y no con el CACIF ni los poderes tradicionales económicos?

Es normal el diálogo permanente que tiene el Congreso con el sector privado. Nosotros también hemos mantenido un diálogo permanente en el Congreso. Lo importante es que se impulsen mejores leyes para el país.

¿Pero se sienten debilitados?

No. Para nada. Más fuertes…

La clase media-alta será uno de los sectores más afectados con la actualización tributaria. ¿Tiene el CACIF opinión sobre este tema?

Como siempre hay tres posiciones. Los que no les gusta pagar impuestos. Otros que solo dicen que son los empresarios los que deben pagar impuestos. Y otros que ven necesario que todos paguemos tributo. Con esta reforma se está cumpliendo el principio de que todos debemos pagar impuestos, pero cada uno en la medida de sus posibilidades.

Por supuesto hemos visto injusto que una mayoría de profesionales independientes no cumplieran con sus responsabilidades fiscales. Ahora se golpean el pecho pues entran en la dinámica de pagar algo al Estado.

El tema de que solo los empresarios paguen impuestos pasa a ser parte de la historia, y se da un paso prudente en la ampliación de la base tributaria. Pero aun hay aspectos por afinar. La economía informal, que representa un 80 por ciento de la evasión, debe también ser considerada para que en los próximos años empiece a pagar impuestos. De momento es una competencia desleal.

¿Es consciente el CACIF de las distintas publicaciones a nivel latinoamericano que describen a los empresarios guatemaltecos como un sector al que no les gusta para nada pagar impuestos, además de similares declaraciones del ex presidente Álvaro Colom, y la evidencia del libro “Rendición de Cuentas” del ex ministro de Finanzas Alberto Fuentes Knight?

Nosotros lo que  queremos es que se encaucen correctamente los egresos del Estado. Nuestra crítica, como también Fuentes Knight responde sus propias interrogantes, ha sido en contra de aquellos gastos que estaban financiando movimientos de tipo electoral y no en beneficio de la población. El tiempo nos ha dado la razón. Y es por ello que anteriormente no se había dado una aprobación a una reforma fiscal.

A pesar de otras coyunturas como la crisis mundial de 2009 o el caso Rosenberg.

Sí pero eso no tuvo nada que ver. Más que todo era el despilfarro que se hacía de los fondos del Estado.

Y han tenido diálogo con el nuevo gobierno sobre el tópico de los gastos del Estado.

¡Bastantes veces!

Aun si no se habla más que generalidades de ello en la actualización tributaria.

Bastantes. Esa es la condición fundamental realmente de estos temas. Transparencia, calidad de gasto, rendición de cuentas y el castigo al enriquecimiento ilícito de los funcionarios públicos en beneficio propio. En conversaciones que hemos tenido con el Presidente se ha prometido para marzo la regulación de estos temas. Y nosotros estamos dispuestos a apoyar. Si se cierra el círculo, si se complementa la reforma tributaria, no tendremos oposición.

¿Qué significa para ustedes como empresarios del 1 por ciento del PIB de incremento en la recaudación?

Significa que si se hace una buena gestión, como la que debería hacer el gobierno, uno puede ganar a través del ingreso pero también mediante el ahorro. Con una buena gestión el PIB podría crecer en los próximos años.

Pero de momento, Guatemala no deja ser un Estado debilitado.

Dependerá de cómo se maneje por parte del Gobierno. Ellos deben administrar la hacienda pública de acuerdo a la Constitución y fortalecer al Estado con ello. Nosotros vemos al Estado de Guatemala como una empresa y es el Presidente el que debe gestionar personalmente el éxito en esas actividades.

¿Qué significado tiene el concepto de “integral” que el CACIF le ha dado a la actualización tributaria?

Estamos conscientes de que aún faltan algunos elementos, como la simplicidad. La explicación del tributo. Esta reforma pareciera dirigida a la clase alta, a la clase media-alta, profesionales con títulos universitarios… La simplicidad en un país como Guatemala es bastante compleja. Con un alto índice de analfabetismo, explicar el tema del tributo se vuelve complicado. Pero se trata de un aspecto cultural al que se le debe responder con educación. Además de un reforzamiento al sistema judicial en temas tributarios. Que, por ejemplo, los jueces que se enfrenten a casos de evasión y asuntos tributarios tengan las herramientas necesarias para proceder con eficiencia.

Nota de edición: 
Más que como exenciones, el presidente del CACIF ve las exenciones a las telefónicas y a las maquilas como parte de una "política social de empleo".
"Transparencia, calidad de gasto, rendición de cuentas y el castigo al enriquecimiento ilícito de los funcionarios públicos en beneficio propio. En conversaciones que hemos tenido con el Presidente se ha prometido para marzo la regulación de estos temas".