Cerrar

Ir

Ni corrupto ni ladrón

Tipo de Nota: 
Opinión

Ni corrupto ni ladrón

13 de Enero de 2016
Tiempo aproximado de lectura: 2 mins

Redes-lateral

Esta frase fue la que dejó el presidente electo en la historia del mercadeo político chapín. Le quedó como anillo al dedo en el contexto político del momento: todos hartos de tanto exceso y abuso de poder de parte de las autoridades, una población interconectada con redes sociales y un sistema a punto de quebrarse.

La frase campechana carga a su vez una responsabilidad enorme. Primero, porque obliga al presidente a cambiar paradigmas dentro del Gobierno. Además, lo obliga a conocer y a comportarse como los estándares internacionales establecen en materia de transparencia, rendición de cuentas y calidad del gasto público. Pero lo más complicado es que «ni corrupto ni ladrón» no se aplica a él como individuo, sino a todo su gabinete.

Creer que el presidente no tiene responsabilidad sobre las person...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a