Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Mirando el lago de Yojoa
Ir

Mirando el lago de Yojoa

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
28 02 14

4-3-90
“Está a cuatro horas de viaje desde TEGUCIGALPA en Honduras. Tiene más de 80 km. (sic) de largo y en la orilla opuesta a la foto (la menos visitada) todavía se pueden ver cocodrilos, los que han sobrevivido a la caza despiadada de los pescadores de allí. La naturaleza es pujante de vida dentro y fuera del agua, la orilla llena de pájaros y todo tipo de animales y, ya cocinados, pudimos disfrutar de un exquisito pescado que allí se cría todavía con gran…(ilegible)”.

La tinta se ha difuminado de la cara posterior de la foto. Al transcribir estas líneas me doy cuenta de que tengo una caligrafía bastante parecida a la de mi padre, aunque la de él es más pequeña y más cuidada. La foto está marcada con un número tres, lo que significa que en la carta incluyó, al menos, otras dos fotografías, con su correspondiente leyenda en la cara de atrás. Recuerdo los sobres de correo aéreo, con su cenefa de rayas rojas y azules, y esos pliegos en los que nos escribía, una especie de papel cebolla que hacía que las cartas pesaran menos y el viaje transoceánico resultara más barato. Creo que mi madre todavía guarda esas cartas en el primer cajón de su mesilla de noche. Tres meses después de recibir esta foto del lago Yojoa, hace veintitrés años, fuimos nosotros -mi madre y mis hermanos- quienes cruzamos el Atlántico. Fue la primera vez que estuve en Honduras. Esta es la segunda. Hoy me gustaría hablar con él, decirle que en verdad el lago es mucho más pequeño de lo que él pensaba, y preguntarle si este país es muy diferente al que él conoció en 1990. Sería estupendo poder hacerlo, aunque acabáramos peleando, como de costumbre. O puede que no, que Honduras sea una de esas pocas y preciosas cosas en las que coincidíamos, como el gusto de escribir con pluma estilográfica, o la impaciencia a la hora de esperar a que la tinta se seque.

Agustín en el lago Yojoa, 4 de marzo de 1990
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a