Cerrar

Ir

Mi reino por una lámina

Tipo de Nota: 
Opinión

Mi reino por una lámina

21 de Junio de 2019
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Cuenta Shakespeare que Ricardo III insistió en llevar su mejor caballo a una batalla para disputar el dominio de Inglaterra. El herrero real, a falta de clavos, acomodó la última herradura, aunque sin asegurarla.

Redes-lateral

En el campo de batalla, su caballo perdió la herradura. Rodeado por el enemigo y agitando su espada en el afán de no perder la vida, Ricardo gritó: «¡Un caballo! ¡Mi reino por un caballo!».

El fuerte respaldo a una cuestionada candidata en las pasadas elecciones nos tiene preocupados. Se escuchan discusiones sobre su falta de idoneidad, sobre sus posibles nexos con el narcotráfico, sobre tráfico de influencias para participar al tiempo que impedía que otros candidatos lo hicieran. Pero...

No «entregamos el país por una lámina». Es que el país no nos ofrece un modo de obtenerla. No traicionamos a la patria. La patria nos traicionó primero.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a