Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Marina de Villagrán o he aquí la mejor porquería que hemos tenido
Ir

Marina de Villagrán o he aquí la mejor porquería que hemos tenido

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Los abusos que se dan son de tal magnitud que, cuando Fray Bartolomé de las Casas y el obispo Francisco Marroquín deciden pedirles a los reyes que hagan algo porque la población indígena se estaba muriendo, no lo hacen por una visión humanista sino por una economicista. ¡El problema era quién cultivaría estas tierras!
Me atrevería a decir que una altísima tasa de la población guatemalteca vive en un estado de frustración constante: el que no le alcanza para comer, la que se le fue el esposo a Estados Unidos y no volvió a saber de él, el que no tiene trabajo, la que no puede estudiar porque tiene que cuidar a sus hijos.
Marina de Villagrán.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 38 mins

La palabra violencia se repite 72 veces durante esta conversación. Y cuando Marina de Villagrán la pronuncia en esta entrevista de la serie En busca de Guatemala se refiere a todo aquello que violenta la sociedad guatemalteca, no solo a la violencia delincuencial, de la que hablan el Estado y los medios de comunicación. También aquella que vemos como algo natural. Aquello que nos parece normal: el grito del maestro a sus alumnos en nombre de su educación, el abandono de una comunidad bajo el puente El Incienso y el olvido de los casos de violaciones de derechos humanos de los años de guerra.

Eso, también, es violencia, nos recuerda De Villagrán. Eso: “Todo aquello que implique la imposición de la voluntad de una persona o grupo de personas sobre la voluntad de otra persona o grupos de personas es violencia. Ante todo, cuando se tiene la fuerza de las armas o la fuerza de una nominación legítima a un puesto público para imponer esta voluntad”.

Por eso, para hablar de ella, Marina de Villagrán, psicóloga social, directora de la Maest...

Autor
Autor
a
a