Cerrar

Ir

Licencias de conducir y construcción del poder inmigrante

Tipo de Nota: 
Opinión

Licencias de conducir y construcción del poder inmigrante

09 de Abril de 2019
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

En febrero de 2008, una joven guatemalteca indocumentada, Olga Franco del Cid, fue encontrada culpable de homicidio vehicular por la muerte de cuatro estudiantes luego de que su vehículo chocara contra un bus escolar en una remota localidad rural del suroeste de Minnesota.

Redes-lateral

Dentro de los múltiples cargos imputados, tres de ellos tenían que ver con no contar con licencia de conducir, violar una señal de tránsito y proveer una falsa identificación personal. Del Cid fue sentenciada a 12 años y medio de cárcel, pero en 2016 fue liberada e inmediatamente deportada a Guatemala.

Este y otros funestos pero prevenibles accidentes de tránsito recuerdan uno de los tantos temas no resueltos en el controvertido y relegado debate de la reforma migratoria: la adquisició...

De ahí que la lucha por obtener una licencia de conducir se haya convertido, junto con la causa de los «dreamers», en otro de los espacios políticos inmigrantes más importantes de los últimos tres lustros.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a