Cerrar

Ir

Lecciones callejeras

Tipo de Nota: 
Opinión

Lecciones callejeras

11 de Agosto de 2014
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

El viejo se paró a mitad de la calle, justo enfrente de donde comía. Ya era un poco más de las nueve de la noche. Lo más tarde que suelo salir de casa.

Redes-lateral

A la par de una estación de policía de turismo hay un puesto de comida callejera que atiende una familia completa. Mamá, papá e hijas. Jóvenes y niñas. Serviciales y amables en exceso. El viejo hablaba solo.

El viejo preguntaba por una dirección y él mismo se respondía. “Pero si la 18 calle está por allá” mientras con la mano trazaba una línea imaginaria que iba de oriente a occidente. Meneaba y bajaba la cabeza, la levantaba y volvía a preguntarse lo mismo y a hacer el mismo trazo con...

“Pero el viejo volvió y seguía gritando la misma frase. Y se volvió a parar junto a la mesa. Esta vez se puso a cantar un bolero del que repetía el mismo estribillo”.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a