La pobreza perpetúa la pobreza y actúa sobre el cerebro como una droga | Plaza Pública

Cerrar

Ir

La pobreza perpetúa la pobreza y actúa sobre el cerebro como una droga

Los procesos más complejos inician después del nacimiento
Tipo de Nota: 
Opinión

La pobreza perpetúa la pobreza y actúa sobre el cerebro como una droga

03 de Marzo de 2022
Palabras clave
Fotografía por German Velasquez

Un nota de Madeline Ostrander, en The New Yorker, explica cómo en condiciones ideales, el cerebro inicia su formación en las primeras semanas del embarazo. A medida que se da la transición  de embrión a feto, algunas de sus células se convierten en neuronas que comienzan a conectarse entre sí  –como un cableado eléctrico–, por un proceso llamado sinapsis. Al final del segundo trimestre se ha extendido paulatinamente al resto de órganos y sentidos, formando al sistema nervioso que trabaja a nivel de funciones vegetativas, neurológicas y motoras.

Los procesos más complejos inician después del nacimiento, hasta que la cognición de alto nivel (fuerza de voluntad, autocontrol emocional, toma de decisiones) comienza a florecer y continuarán afinándose a lo largo de la adolescencia y en la primera década de la edad adulta.

En la década de los años 90, un grupo de científicos realizó estudios sobre las dificultades en el desarrollo neurológico que «los bebés del crack» podrían presentar. Cuestionaban el peligro al que las madres some...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a