Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La justicia que fue de los generales
Ir

La justicia que fue de los generales

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
“Yo soy el que hace las leyes. Le garantizo al pueblo un uso justo de la fuerza. En vez de cadáveres en las calles, vamos fusilar a los que cometan delitos”, Ríos Montt (22/9/82).
“Muchos fueron condenados arbitrariamente, muchos otros, desaparecidos desde hacía meses, buscados por sus familias, de pronto su nombre se anotaba en la lista de consignados al Fuero Especial”.
Efraín Ríos Montt en conferencia de prensa. En julio de 1982 decretó la creación de los Tribunales de Fuero Especial. Fotografías de El Gráfico/Fototeca CIRMA.
Marco Antonio González declara ante los magistrados de la CSJ.
Carlos Subuyuj y Pedro Raxón fueron fusilados el 3 de marzo de 1982.
Familiares esperan fuera del Cementerio General, lugar donde se realizaban los fusilamientos.
La tumba de Marcelino Marroquín, fusilado en septiembre de 1982.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 22 mins

Hoy tienen todas las garantías posibles. Los exgenerales Efraín Ríos Montt y José Rodríguez Sánchez, hoy, a punto de iniciar el juicio en el que se les acusa de genocidio en el área ixil, tienen una defensa, y cada uno de los recursos legales que puedan plantear. Saben, desde luego, el nombre del juez que preside el tribunal que podría dictar una sentencia. Han podido, también, analizar su expediente, revisar las pruebas en su contra y tener acceso a una audiencia pública. En su tiempo –cuando gobernaron, cuando Ríos mandaba– casi nada de esto era posible. La justicia era diferente. Impar. Los Tribunales de Fuero Especial, sin un antes y un después, fueron una parte de la justicia que existió, únicamente, durante los años en que los exgenerales ejercieron el poder.

En la madrugada del 2 de febrero de 1983 seis hombres iban morir.

Sentenciados a muerte, los esperaban –desde las cuatro de la mañana–, frente a un muro ancho, hecho con sacos de arena, en el interior del Cementerio General, dos convoyes del ejército, un médico forense, y los agentes de la Policía Nacional, con los fusiles cargados, listos para disparar.

Acusados de secuestro y extorsión, Héctor Adolfo Morales López y los hermanos Walter Vinicio y Sergio Roberto Marroquín Gonzál...

Autor
Edición
Autor
a
Edición
a