Cerrar

Ir

La invisible crueldad de vivir en una ciudad tomada

Tipo de Nota: 
Opinión

La invisible crueldad de vivir en una ciudad tomada

29 de Julio de 2018
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Son las 7 de la mañana y debo salir corriendo para dejar a mi hijo en el colegio, que queda en la cuadra de atrás de mi casa.

Redes-lateral

Literalmente en la cuadra de atrás: si me asomo al jardín, el colegio se yergue al cruzar la calle. Pero un enorme muro me impide cruzar caminando y me obliga a tomar el auto, salir del condominio cruzando dos garitas, llegar hasta el bulevar, esperar un semáforo eterno, entrar a otra colonia y finalmente, luego de muchas vueltas, llegar al colegio. En hora pico, un recorrido de 40 minutos fácil.

A las 9 tengo una reunión en la zona 10 y estoy segura de que llegaré con el tiempo exacto...

Nos han robado los espacios públicos, la libertad de movernos por calles sin dueño o el parqueo al menos como incentivo para comprar en sus espacios comerciales.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a