Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La idolatría a las instituciones
Ir

La idolatría a las instituciones

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
5 12 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Este es un intento de reconquistar el diccionario, para lo cual respetuosa y colectivamente debemos intentar construir un mínimo común de términos o categorías compatibles con las luchas político-sociales.

Este intento no será posible sin el debate y la contradicción crítica, ya que es en las contradicciones donde construiremos nuestras verdades.

Pido disculpas anticipadas, pues mucho de mi decir es parentético (entre contextos de paréntesis, algunos más amplios que otros). El orden no será alfabético, al menos por ahora.

Cuando decimos idolatría, suponemos una veneración de un ídolo falso (propiamente diríamos un proceso de fetichización). El fetiche usurpa el papel de lo sagrado...

Como construcciones históricas humanas, las instituciones pueden ser superadas, deconstruidas o simplemente abolidas por ineficientes, obsoletas.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a