Artículos / Guatemala

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la http://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: http://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online http://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

-A A +A
redes sidebar

"La guerra no ha sido una solución"

Alejandro Agudo Sanchiz, doctor en Antropología Política, se dedica a estudiar la violencia desde sus raíces. El catedrático investigador de la Universidad Iberoamericana de México estuvo en Guatemala para dar una serie de conferencias sobre la violencia, en donde cuestionó los elementos históricos de la inseguridad y el rol de Estado como regulador de las políticas de seguridad.

La política vive en las comunidades, asegura Agudo, así como en los hogares, donde se constituyen las relaciones de poder. Desde este ámbito, lo político depende de las desigualdades y se enfoca en las familias y en las fábricas porque de lo contrario, lamenta, no se podrá comprender qué sucede en estos espacios, apartados de la política institucional, pero llenas de relaciones de poder.

En las conferencias el investigador español habló de ciertas herencias del colonialismo como generadoras de violencia. Una mezcla de elementos racistas y clasistas que se expresan en escenarios cotidianos. Esto, desde su perspectiva, se palpa  más en Guatemala que en México porque aquí no se hizo un esfuerzo de incorporar sistemáticamente a las poblaciones indígenas al resto de la población. En México la antropología jugó un gran papel porque hubo una serie de políticas públicas que iban destinadas a crear una nueva nación incorporando estas diferencias bajo la bandera del mestizaje.

Agudo apuesta por la generación de políticas preventivas de la violencia y analiza con cautela al narcotráfico uno de los grandes detonadores de la inseguridad regional. Cuestiona la política anti narco del gobierno de Felipe Calderón, pero, también considera necesario un debate profundo y sereno de la despenalización.

Usted cuestiona permanentemente el rol del Estado en cuestiones de inseguridad y violencia.

La ciencia política tiende a ver al Estado como una persona. El Estado combate el narco, como una especie de Dios. Pero nosotros nos preguntamos: ¿Qué es el Estado? ¿Quién es el Estado? Nosotros desmenuzamos el Estado. ¿De qué Estado me estás hablando? ¿Del policía que me extorsiona todos los días?

Cuando educo a mi hijo mediante la escolarización formal y pienso que es la única manera de educarlo, ya estoy contribuyendo a esa mentalidad estatal. Cuando damos por sentado que la única forma de combatir la inseguridad es con la violencia y dejando de un lado las políticas preventivas, somos parte de esa mentalidad estatal.

Pero, la idea generalizada es que las leyes pretenden regular estas conductas para buscar el bien común de la sociedad…

Las leyes son el conjunto de normas que han de cumplirse a rajatabla, por encima de los ciudadanos. Pero, ¿quiénes hacen las leyes? ¿Qué procesos entran para definir lo que es legal o lícito? Creemos que nos gobiernan las leyes pero nosotros hemos contribuido a que las leyes sean como son. ¿Qué viene primero? ¿La teoría o la práctica? Las leyes son consecuencia de la práctica.

Los juristas cuentan las cosas como “deberían ser”, utilizan un lenguaje prescriptivo, normativo, nosotros sólo queremos informar de lo que realmente es.

El presidente Santos de Colombia y ahora el de Guatemala promueven el diálogo sobre despenalización de las drogas de manera regional. Viviendo en México, ¿cuál es su lectura sobre la guerra al narcotráfico?

Hay factores locales y globales. Desde un punto de vista político institucional, es conveniente enfatizar que el problema no es únicamente de México, sino está formado por los flujos locales: dinero, armas y droga.

Desde Estados Unidos vienen armas a México, el caso más conocido fue el episodio de Rápido y Furioso el año pasado, cuando funcionarios estadounidenses aceptaron haberle entregado armas al narco para iniciar investigaciones, pero se salieron de control y se filtró a la prensa. Estados Unidos tiene responsabilidades y las tiene que asumir.

Hace poco se supo que un banco inglés se beneficiaba del lavado del narcotráfico mexicano y obtuvo una multa simbólica sobre estas actividades.

La administración de México lo sacó a relucir para decir: “la culpa no sólo la tenemos nosotros”. Hay que ver estos aspectos globales pero también deberíamos ver la cuestión local.

En México, los mandos locales han sido sustituidos por oficiales federales.

Esta lucha de manera local tiene que ver con no comprender lo que está ocurriendo en estos lugares. El gobierno envía una fuerza federal a combatir el narco en algunas ciudades y quita a la policía local. Se supone que las autoridades locales son ineficientes y corruptas porque tienen que ver con administrar localmente las ilegalidades. Si pretendes limpiar, hacer tabla rasa y aplicar medidas punitivas, se puede caer en el riesgo de crear más problemas. Es un debate bastante ríspido. Hay muchos que propugnan que el crimen organizado debe ser combatido. Y allí volvemos a la idea del Estado fuerte.

¿Cuáles son los planteamientos de estas luchas?

Ahora existe un enfrentamiento entre los que propugnan que debemos estancarnos en esas categorías fijas y pese a la pérdida de vidas, se debe mantener el combate frontal.

Pero hay otros que dicen que hay varios tipos de violencia. ¿Quiénes son los muertos? ¿Eran necesarios? ¿Basta con decir que esa violencia era necesaria? Hay todo tipo de muertos, incluyendo niños.

Otros dicen: “esto vale la pena pensarlo de otra manera”. Es una maraña de problemas que tiene que ver con los flujos internacionales. Pero debe comprenderse todas las aristas antes de lanzar una estrategia. No sé si el número de muertos o desaparecidos es directamente proporcional al éxito que se está teniendo. Es difícil decirlo, sobre todo si entre los muertos y desaparecidos, hay una persona próxima.

¿La despenalización sería una solución?

Se darán pasos hacia la despenalización, pero tardará tal vez unos 10 años. Se ha convertido en parte de un discurso que se tiene por progresista, pero tiene algunos problemas. Yo no tendría problema en considerar los aspectos positivos. Es necesario sentarse a discutirlo. Debe ocurrir la despenalización sobre ciertos usos, ciertas sustancias.

Además, el tráfico de drogas va unido con los flujos transnacionales que contemplan otras cosas. Estos grupos no sólo se dedican al narcotráfico. Si legalizan la droga, ¿van a legalizar la trata de personas? Es muy fácil decir legalícenla y que cada quien haga lo que quiera con su cuerpo. Muchas personas dirán “qué fácil es mientras no se tiene a alguien que sufre el problema de adicción directamente”. Esto sería una forma de administrar problemas en lugar de erradicarlos. No creo que la despenalización sea la panacea.

¿Qué otros temas se deberían tomar en cuenta si se despenalizara?

Los paraísos fiscales, el lavado de dinero, los grandes intereses, las rutas de la globalización de los flujos legales que constituyen la otra cara de estos flujos ilegales.

¿Y si se legaliza únicamente el consumo?

Se consumen drogas que también destruyen como el alcohol y el tabaco. Si se llega a legalizar el consumo de marihuana, tendríamos que preguntarnos: ¿quiénes venden la sustancia y dónde? Habría que construir centros habilitados y que se distribuyera a través de instituciones públicas a un precio asequible.

¿Cómo lidia el Estado con la salud pública, al momento de despenalizar las drogas?

Si en España se despenalizara, eso incluiría una reestructuración de la salud pública que en estos momentos parece difícil debido al déficit público del sistema. Hay una serie de variables que hace que no sea tan fácil proponer esto como una solución total. Si sólo se despenaliza el consumo, ¿se despenalizaría el tráfico? Es complicado, pero sí propongo que se debatan estos temas, es muy sano porque ya vimos que la guerra no ha sido una solución.

Nota de edición: 
"Desde Estados Unidos vienen armas a México, el caso más conocido fue el episodio de “Rápido y Furioso” el año pasado, cuando funcionarios estadounidenses aceptaron haberle entregado armas al narco para iniciar investigaciones, pero se salieron de control y se filtró a la prensa. Estados Unidos tiene responsabilidades y las tiene que asumir".
"La despenalización sería una forma de administrar problemas en lugar de erradicarlos. No creo que la despenalización sea la panacea".