Cerrar

Ir

La gran ilusión

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Editoriales

La gran ilusión

Eran tiempos de júbilo y de esperanza y probablemente, al ver tanta gente inteligente y bienintencionada en plena celebración, nadie se atrevía a decir que en realidad nada cambiaría mayor cosa. El cabildeo para que se aprobaran las comisiones de postulación, a cargo sobre todo de la diputada Nineth Montenegro, había sido intensivo y estaba concentrado en un argumento: era la panacea y resolvería todos los problemas de la elección de cargos por interés personal o de ciertos grupos. Sólo tenía un problema muy obvio. Que en realidad no resolvería nada.

De un modo semejante a la reforma a la ley de partidos políticos, los que aprobaron el decreto, que no abordaba los asuntos capitales del problema (y quizá tampoco podía abordarlos: era como intentar detener el mar con las manos), parecían creer que para extirpar la corrupción bastaba con poner dos puertas donde sólo había una, aunque las dos se abrieran con la misma llave: poder, dinero, influencia. Pretendían disipar la corrupción como a menudo intentan los burócratas: con soluciones admini...

Autor
Ver Comentarios