Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La Familia Importa
Ir
Opinión

La Familia Importa

redes sidebar

La foto familiar de la sala de la casa de mis papás se puede usar para anuncio de integración familiar. Vengo de una familia tradicional, católica y conservadora.

Mis papás se casaron después de graduarse de la universidad. No habían tenido otras parejas antes de empezar su noviazgo e hicieron las cosas en tiempo y como debe hacerse. Recién cumplieron 30 años de matrimonio. Y aunque aceptan no ser la pareja perfecta, cuando los veo tomando café, platicando y enamorándose, se me antoja casarme.

El matrimonio es la base ideal de la organización social. Al menos eso establece la Constitución, y muchos consideran que es así. Sobran estudios que explican la importancia que una estructura familiar tradicional tiene en la educación de los hijos. También sobran estudios sobre la importancia que tiene la presencia del padre en el hogar. Estos estudios encuentran eco en los decires de la gente.

No es cosa rara escuchar sentencias sociales como que las madres solteras crían hijas que a su vez serán madres solteras. Si retrocedemos en el tiempo, comprendemos que esta rigidez se veía reflejada en la diferenciación que se hacía social y legalmente de los hijos dentro y fuera del matrimonio, los pepes.

Cuando se habla de la familia en foros tradicionales, se refiere a la familia conformada por madre, padre e hijos. En el imaginario tradicional, la familia no es un concepto abierto y en construcción. Más bien es un concepto cerrado y definido. Comúnmente, las organizaciones profamilia y provida comprenden la familia desde el matrimonio y están contra el aborto en cualquiera de sus dimensiones. Estas entidades tienden a ser radicales. No están dispuestas a construir conceptos abiertos porque consideran que solo hay una verdad.

Para muchos, el matrimonio sí es el mejor camino, pero para muchos otros no. Puede que la educación de los hijos sea más eficiente en un contexto de matrimonio, pero quizá lo más importante en la formación de un individuo sea la disciplina con amor que se le dé.

La marcha (La Gran Marcha Nacional por la Vida, la Familia y Guatemala) que se realizará en la ciudad de Guatemala es un ejemplo de cómo estamos retrocediendo como sociedad. De la información que hay en Internet puedo suponer que AFI (La Familia Importa), la entidad que está encabezando el movimiento, poco reflexiona sobre el daño que sus mensajes pueden causarles a los niños que no tienen esa familia tradicional que ellos consideran única. En Guatemala, esos niños son la mayoría, no la minoría.

Estas organizaciones tienden a poner etiquetas en lugar de promover la reflexión. Si lo que queremos es una mejor Guatemala, un país sin violencia, tenemos que empezar a educar en la tolerancia. La familia importa, pero la familia está en construcción, es un concepto abierto.

Una familia amorosa puede ser la de una abuelita dedicada, una mujer trabajadora y un chiquito chispudo. Un cuadro de sala tan lindo como el de mis papás puede ser el de un papá soltero con sus dos hijos, a quienes educa con firmeza y amor. Una pareja homosexual que se respeta, se comunica y establece límites puede ser tan buen ejemplo de amor como una heterosexual.

Ojalá que este tipo de manifestación popular nos invite a discutir sobre la familia y la vida de una forma reflexiva y respetuosa, no fundamentalista.

Ojalá que este tipo de manifestación popular nos invite a discutir sobre la familia y la vida de una forma reflexiva y respetuosa, no fundamentalista.
Texto
Texto