Cerrar

Ir

La clave de Chinautla está en Willy Wonka

La empresa Multitel, de William Colindres, recibió contratos por Q56 millones entre 2009 y 2010. Su hermano Alexander pertenecía a la junta de adjudicación de la oenegé adjudicaba los concursos. Este último inscribió dos nuevas constructoras en septiembre de 2012.
Arnoldo Medrano cuenta con 30 denuncias en la fiscalía de delitos administrativos y dos en investigación en Lavado de Dinero y la fiscalía Contra la Corrupción.
William Colindres, en sus horas como reggaetonero Willy Wonka
Infografía: Dénnys Mejía
Arnoldo Medrano.
Arnoldo Medrano en una actividad municipal.
Portada de un disco de William Colindres, Willy Wonka.
El alcalde Medrano, con una bolsa escolar.
Detalle de la casa en la que registraron Multitel.
Detalle de la casa en la que registraron Multitel.
Detalle de la casa en la que registraron Multitel.
Detalle de la casa en la que registraron Multitel.
Detalle de la casa en la que registraron Multitel.
Detalle de la casa en la que registraron Multitel.
Detalle de la casa en la que registraron Multitel.
Detalle de la casa en la que registraron Multitel.
Tipo de Nota: 
Información

La clave de Chinautla está en Willy Wonka

Read time: 16 mins
Historia completa Temas clave

Arnoldo Medrano está al frente de la comuna de Chinautla. Detrás, su familia y trabajadores de confianza poniendo la cara a sus negocios. Su hija trabaja en la tesorería de la municipalidad de Chinautla. Su cuñado es el propietario de la constructora El Campo, donde se ubican las oficinas de algunas de las empresas beneficiadas con contratos municipales. Su sobrino representa la oenegé que adjudica los contratos. Willy Wonka, el reguetonero, el estudiante, el empresario, es un peón más en la red de empresas que rodean al cacique de Chinautla, pero su hermano lo ha denunciado en el MP y ha puesto la red patas arriba.

Redes-lateral

Desde que William Colindres inscribió la empresa Multitel en la avenida Buenos Aires hasta que se convirtió en el reguetonero Willy Wonka pasaron tres años. De octubre de 2008 a 2012. Ahora cuenta con buenos carros y no se priva de lujos. Ahora, Colindres, Willy Wonka, es uno más de los representantes legales de las empresas beneficiadas por la municipalidad de Chinautla. Uno de estudiantes y empresarios de telecomunicaciones enrededados en la red de compañías que orbitan en torno Arnoldo Medrano, el alcalde de Chinautla, “don Arnoldo” para los vecinos de este municipio aledaño a la zona 6 de la capital.

Colindres tiene 30 años y asegura que conoce al político “de toda la vida”. Al fin y al cabo, ambos son “de Chinautla”. Medrano lleva en el poder ininterrumpidamente desde 1985, a menudo al amparo del partido que partía con ventaja para ganar las elecciones presidenciales. Ahora, el alcalde actúa bajo el paraguas del Partido Patriota, quien ya lo benefició en el listado geográfico de obras para 2013 (los ingresos municipales pasaron de Q20 a Q38 millones). Un apoyo que, después de la captura del alcalde de La Antigua, el hasta hace poco oficialista Adolfo Vivar, podría convertirse en una mancha municipalista más del Partido Patriota.

Actualmente, según información del Ministerio Público, Arnoldo Medrano tiene 30 denuncias en su contra en la fiscalía de Delitos administrativos; una más, en fase de investigación, en la fiscalía de Lavado de Dinero; y otra en la fiscalía Contra la Corrupción. Estas dos últimas se refieren a una red de empresas relacionadas con el alcalde –a través de familiares no directos o personas de confianza de éste– que recibieron todas las adjudicaciones de Chinautla desde 2009 a 2012.

Cada dos años, se crean seis sociedades anónimas nuevas, que comparten en su mayoría representantes legales, y obtienen los contratos municipales. Se presentan de tres en tres a los concursos y siempre la primera sale beneficiada. Ya sea por la muni de Chinautla, por las oenegés (organizaciones no gubernamentales) inscritas también a nombre de personas relacionadas con Medrano, o por las adjudicaciones de otros municipios del departamento de Guatemala, como San José del Golfo, San Miguel Petapa, Chuarrancho, San Raimundo o San Pedro Ayampuc o Villa Canales, o en alguna ocasión, Amatitlán o Flores.

¿Y cómo empezó Willy Wonka a trabajar para la familia del alcalde?

Corría 2007, Medrano se encontraba en plena campaña preelectoral, acaparando entrevistas en los medios de comunicación. Se presentaban por la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), dejando atrás a Gana y adaptando su discurso a las circunstancias.

En una entrevista en elPeriódico, se le planteaba la disyuntiva de por qué participaba en esa ocasión con la UNE y no con el Patriota y él respondía que se debía a que había crecido a la sombra de Colom Argueta, del URD– FUR (Unión Revolucionaria Democrática– Frente Unido Revolucionario) y que la UNE iba por el mismo camino social. El padre del alcalde, Arnoldo Medrano Osorio, líder y fundador del FUR fue asesinado en 1980, al igual que su hermano Mario Antonio Medrano Mendizábal, estudiante de derecho y detenido en la USAC, cuyo cadáver fue encontrado el 20 de mayo de 1980. La UNE era, a su entender, una vuelta a los orígenes.

En este mismo año preelectoral, William Colindres Pérez tenía 25 años y una casa en herencia. Estaba empleado junto a su hermano Josué Alexander, dos años menor, en la empresa de cabinas telefónicas Fichatel, que también prestaba sus servicios en Chinautla.

Colindres, quien conocía al alcalde, planteó la posibilidad de montar una empresa de telefonía de características similares y suplantar a las ya existentes en el municipio limítrofe con la capital. Así, como él mismo reconoció, fundó Multiservicios L.E., que figura como propiedad de José Lizandro Mendizábal Monroy –esposo de la hermana del alcalde, Elisabeth Medrano–  y José Luis Equite Guamuch, de profesión albañil y también testaferro del alcalde.

En junio de este mismo año, la municipalidad dejó de contratar a todas las empresas de telefonía, para solo utilizar los de Multiservicios. Tanto William como su hermano Alexander pasaron a trabajar en esta empresa, ya en el seno de la familia del alcalde.

Testaferro y empleado de Medrano, uno más

Unos meses más tarde, William fundó la sociedad anónima Multitel, entrando de lleno en el juego de los testaferros de empresas favorecidas por la comuna de Chinautla, por las oenegés que han gestionado la obra gris tanto y por las municipalidades de otros pueblos del departamento.

Multitel (Telcoin en su nombre comercial) fue inscrita el 20 de octubre de 2008. El domicilio fiscal es el lote 424 de la avenida Buenos Aires, colonia Santa Luisa, Chinautla. Como representante legal se inscribió William Colindres Pérez, y como socios William y su hermano Alexander, ambos –entonces– de profesión estudiantes, con un capital de Q5,000 cada uno. Entre sus objetos, se encuentra el servicio de telefonía, aunque también venta de diesel o servicios funerarios, venta de llantas, construcción, adoquinamiento, drenajes, supervisión de proyectos o todo lo que pueda necesitar una municipalidad.

Y así se teje la red beneficiada cada dos años

Dos días más tarde, el 22 de octubre de 2008, se inscribió en el Registro Mercantil Servicios Bauca S.A. a nombre de Esaú Alonso Cajero Bautista –34 años, herrero–  y Constructora Lagunilla, a nombre de Max Alfonso Muralles Ache –estudiante, según el registro, de 38 años–.

Seis días más tarde, el 28, fue inscrita la Constructora Hermanos Aguirre, a nombre de Héctor Adolfo Aguirre Vásquez – 45 años, profesión ayudante–  y el 30 la Constructora Escala a nombre de Samuel Escalante Vásquez – 46 años, también ayudante– . Finalmente, se inscribió, el 4 de noviembre, Construcciones Equite, a nombre de José Luis Equite Guamuch – 43 años, albañil, propietario de Multiservicios–.

Entre las seis empresas arriba mencionadas fueron adjudicados todos los contratos adjudicados en 2009 y 2010. No solo los de Chinautla, sino también todos los otorgados por las oenegé Asociación de desarrollo Interinstitucional y Comunitario (Asedico), Organización Social por la salud y la educación (Seduca) y Asociación para el desarrollo comunitario Hoy Guatemala en varios municipios del departamento. 

Mismos representantes, diferentes empresas

Las sociedades arriba descritas dejaron de recibir contratos a partir de 2011, pero sus representantes legales inscribieron nuevas empresas, reconfigurando la red que obtuvo todos los contratos otorgados en 2011 y 2012.

Sumados los montos de los contratos públicos otorgados a estas 12 empresas (ocho representantes) desde 2009, sus ingresos ascienden a la fecha a Q367,393,555 millones.

En 2010 el único que no volvió a crear ninguna sociedad fue William Colindres. A cambio, el 13 de agosto fue inscrita Santa Cruz Construcciones, a nombre de Cristian Adolfo Pérez Guerra.

Vínculos con el alcalde

La empresa madre de todas es la Constructora El Campo, inscrita en 1993 a nombre del Sedy Eliut Osorio Vásquez, cuñado del alcalde (hermano de su esposa, Maria Luisa Osorio Vásquez), y ubicada en la Finca San Rafael, Chinautla (28 calle A, lote 12). Esta empresa, recibió entre 2006 y 2009 contratos del Estado por Q69 millones, según Guatecompras.

Dentro de las instalaciones de la Constructora El Campo, tienen domiciliados algunos de sus servicios las empresas de Héctor Adolfo Aguirre Vásquez y Cristian Adolfo Pérez Guerra, y además trabajan William y Alexander Colindres, tal como pudo comprobar Plaza Pública.

Además, según documentos de contratos de adjudicación de la oenegé Hoy Guatemala, Alexander Colindres  fungió como miembro de la junta de adjudicación de esta asociación, que ha gestionado 241,346,227 millones desde 2008 (Q20 millones del Ministerio de Educación) otorgando siempre los contratos a la decena de empresas antes mencionadas. Entre ellas, adjudicó Q33,850,000 a Multitel, de la que él mismo era socio.

Hoy Guatemala está representada por Gustavo Adolfo Soto Osorio, sobrino del alcalde, y su domicilio fiscal está en la Avenida La Independencia, Ciudad Nueva. Es la misma dirección donde se encuentra inscrita la Organización Social por la Salud y la Educación Seduca, representada por Magdalena Aldana Véliz, trabajadora de la municipalidad de Chinautla. Seduca ha otorgado contratos a estas empresas por 133,822,789.

La tercera oenegé que ha gestionado los fondos recibidos por Chinautla, o a través del presupuesto o del listado geográfico de obras en los últimos cuatro años, es Adesico. Una organización, representada por Cristian Adolfo Pérez Guerra, también representante legal de Santa Cruz Construcciones. Pérez Guerra también trabajaba en la Constructora El Campo. Esta oenegé opera desde las oficinas del edificio Gastón, 12 avenida 5– 40, zona 1 de la capital.

En este mismo edificio está domiciliada la Federación de Asociaciones para el Desarrollo de Asentamientos Humanos del Municipio de Chinautla, que entre 2006 y 2008 fue la encargada de otorgar los proyectos a las empresas de turno.

Entre los demás representantes legales, Héctor Adolfo Aguirre Vásquez y Samuel Escalante Vásquez, son parientes de la esposa de Medrano, María Luisa Osorio Vásquez, originaria de Quesada, Jutiapa.

Alexander inscribió dos nuevas empresas en septiembre 2012

Según información del Registro Mercantil, Josué Alexander Colindres Pérez inscribió dos nuevas constructoras el 6 y 12 de septiembre de 2012. Se trata de D y D Construcciones y Mundo de la Construcciones.

El domicilio fiscal de ambas es el mismo donde operaban las oenegés Seduca y la federación de los asentamientos. El Edificio Gastón, en la 12 avenida de la zona 1 de la Ciudad.

“En mi casa no funciona ninguna empresa”

Todo iba bien para estos dos hermanos Colindres. William incluso, había iniciado como cantante de reguetón, y se iba posicionando con temas como “Candela”, “Viene sudando” y “La calle es tu cama”.

Pero los dos hermanos Colindres no habían caído en la cuenta de que un tercero, su hermano mayor, Adolfo Esaú Colindres Pérez, también era propietario de la casa de la Avenida Buenos Aires, donde habían inscrito la sociedad Multitel. Se trata de un lote ubicado cerca de las nuevas canchas del municipio, en un callejón de un metro de amplitud cerrado con un portón.

De hecho, Adolfo Colindres Pérez, después de que sus hermanos incrementaran su poder adquisitivo, era el único que seguía viviendo en el domicilio heredado por los tres tras la muerte de su padre en 1996.

Adolfo tiene 32 años pero una mirada que podría ser de 50. Ojeras malvas y aspecto aseado pero desaliñado. Ha trabajado como policía municipal en Chinautla y Mixco, y actualmente se encuentra en la empresa de seguridad privada Condor.

 “No me di cuenta de que había una empresa inscrita en mi casa hasta enero de 2012”, explica Adolfo Colindres. “Allí llegan recibos del banco todos los meses, una vez también llegó mercadería. Entonces me puse a investigar”.

Adolfo Colindres está nervioso y no sabe muy bien por dónde empezar. Lo intenta: “Mi hermano Alexander me pegó una paliza el domingo pasado. Fui al MP y aceptaron la denuncia por agresión, pero no aceptaron en la que denunciaba que en mi casa estaba inscrita una empresa. Aunque en mi casa no hay ninguna empresa. Mis dos hermanos trabajan para Medrano, en la Constructora El Campo, en mi casa no hay nada”, explica.

Adolfo relata que había denunciado la inscripción ante la municipalidad de Chinautla pero luego, la lástima por sus hermanos y su madre, que prometieron cambiar la dirección de la empresa, le hizo retirar la denuncia. Sin embargo, hace dos semanas, Colindres comprobó que la sociedad anónima seguía inscrita en su domicilio. Esta vez, al enfrentarse a sus hermanos, lo que recibió fue la paliza que le animó a denunciar el hecho.

Colindres demandó la falsa existencia de esta empresa en el MP de Gerona, pero no fue aceptada. No tuvo la oportunidad de mencionar que sus hermanos trabajaban en la constructora El Campo, del cuñado del alcalde, o que su hermano Alexander adjudicaba desde una oenegé los contratos que el otro recibía.

Adolfo habla sobre el origen humilde de los tres hermanos, huérfanos de padre, quienes se integraron en la mara de su barrio (a excepción de William). De que siempre han trabajado para el alcalde.

¿Quién dirige esta constructora? Don Arnoldo

Plaza Pública llegó en tres ocasiones a la constructora El Campo. La calle donde se ubica, la 28 calle de la Fical San Rafael, hace con la iglesia de los mormones, en la vía principal de este municipio.

Dos policías municipales resguardan la garita de entrada. Al llegar a la constructora, de grandes dimensiones, uno de los trabajadores indica que ni William ni Alexander se encuentran en ese momento. Alexander se encuentra retirando las monedas de los teléfonos públicos de Multiservicios, el otro no se sabe. “Los muchachos andan por San José del Golfo, por Petapa, por Santa Luisa”, indica otro empleado.

Tras una segunda negativa sobre si William o Alexander Colindres se encuentran en el lugar, se les pregunta a los empleados que custodian la entrada sobre quién dirige la Constructora el Campo. Uno de ellos, de edad avanzada, a quien el cuestionamiento le pilla de imprevisto responde: “don Arnoldo”.

“¿El alcalde?” El señor reacciona: “No…”. La respuesta afloja la risa del otro hombre que se encuentran resguardando la entrada de la constructora.

En la tercera visita, William Colindres sale a la entrada. Tiene tez blanca, los ojos claros y estatura media. Se encuentra vestido de trabajador. Se percibe un tanto asustado por la presencia de periodistas.

–¿Es usted el propietario y representante legal de Multitel?

–Sí. La inscribimos en 2008. Es de telefonía.

–Pero también recibieron varios contratos de la municipalidad por compra de diesel, por reparación de caminos, por edificaciones.

–Hacemos de todo.

–¿Y desde cuándo conoce al alcalde de Chinautla?

–Ah, de toda la vida. Yo soy de Chinautla.

–Si tiene su empresa, ¿por qué está trabajando en esta constructora, que es de un cuñado del alcalde?

–Las oficinas de Multitel están aquí dentro de las instalaciones, pero no tenemos relación con ellos. Además, ahora nos estamos mudando a la zona 1.

–Usted antes trabajaba en una empresa de telefonía, ¿verdad?

–Sí, en Multiservicios. La fundé con el cuñado del alcalde.

–¿Con Sedy Osorio Vásquez? ¿Con el de esta constructora?

–No, con el otro cuñado. Con José Mendizábal.

–Según vi en Guatecompras, la oenegé que más contratos le otorgó fue Hoy Guatemala. Y también vi que su hermano Alexander era miembro de la junta de adjudicación de esta oenegé. –Colindres abre bien los ojos, la piel de su rostro se va poniendo cada vez más roja y cierra la boca forzadamente hasta que sus labios se fruncen, como un niño que no quiere contar un secreto.

–¿Es su hermano, verdad? Alexander Colindres Pérez.

–Mire, lo mejor es que usted hable con mi licenciado. Lo que puedo decir es que todos los contratos se manejan por medio de contabilidad.

–Me llama la atención que la empresa solo recibiera contratos en 2009 y 2010 y luego dejara de recibirlos. Ya solo venta de diesel.

–Yo no puedo dar información. Nosotros estamos trabajando en albañilería. No le puedo decir nada más.

–Usted es reguetonero, ¿verdad? –El semblante de William cambia nuevamente. Se dibuja una sonrisa de plenitud en sus labios.

–Toda la vida he sido reguetonero.

–¿Y tiene un grupo?

–Soy solista.

–¿Y cómo se llama?

–Mi nombre es Willy, Willy Wonka.

El padrino de Chinautla

La gestión municipal de Arnoldo Medrano podría asemejarse a la de don Vito Corleone en la primera parte de El Padrino, salvando las distancias entre Nueva York y Chinautla y entre la mafia y esa forma particular de gestión, paternalista o clientelar, de un buen número de municipios del país. Don Arnoldo es un benefactor.

Es un jueves de septiembre, y lo mismo un viernes. Una decena de mujeres, niños y adolescentes se encuentran acomodados en unas sillas en el tercer piso de la municipalidad. A un lado, el despacho municipal, con la puerta cerrada. Al otro, la secretaria, con dos empleadas municipales gestionando las visitas. Las paredes están adornadas con fotos a gran tamaño de Medrano realizando diferentes actos públicos de la municipalidad.

Las personas esperan su turno mirando una gran televisión, donde transcurren imágenes parecidas, don Arnoldo entregando bolsones escolares, abrazando a niños o acompañado de Otto Pérez y Roxana Baldetti. Dos ancianas pasan el rato y se cuentan su vida. Tres adolescentes bien vestidos esperan con un folder en las manos.

Una mujer llega al tercer nivel, acompañada de su marido. Lleva puesto un vestido marrón y por su forma de comportarse y su hilo de voz, tímido, casi imperceptible, podría ubicarse en los estratos económicamente más bajos del país.

–¿Aquí es donde regalan láminas? –pregunta.

–Tiene que escribir una carta dirigida a don Arnoldo. Ahí le pone donde vive, su célula y cuántas láminas necesita –responde una empleada municipal.

–¿Y cuántos hijos tengo?

–No. Solo su célula y cuántas láminas necesita.

Mientras la secretaria revisa un documento que acaban de traer dirigida al alcalde, de la fiscalía de Delitos contra la Vida y la Integridad Física, una mujer pasa con su hijo adolescente.

–Vengo por lo que me dijeron por la mañana.

–Todavía no están los vales. A las cuatro ya tendrán fondos.

–¿Y con eso lo entrego y no tengo que pedir factura ni nada?

–Nada, pero hasta las cuatro no están liberados los fondos. Tiene que esperar a las cuatro.

Un jeep cuatro por cuatro parqueado justo en la puerta de la comuna, nuevo, hace dudar de la ausencia real del alcalde.

–Abajo hay un carro grande, negro. ¿No es del alcalde? –pregunto.

–Es de su hija.

–¿La hija del alcalde trabaja aquí?

–Sí.

–¿En qué sección?

–En tesorería.

Medrano no apareció por la municipalidad en aquellos momentos ni respondió a la periodista en ninguna de las tres ocasiones en las que se acudió a su lugar de trabajo. Cuando se le llamó por teléfono, posiblemente alertado por William Colindres, cortó la comunicación y apagó el aparato. Hoy mismo, sin embargo, contestó por mensaje de texto. "Yo responderé donde corresponda legalmente”, escribió. “No a través de la prensa. No sé de qué hallazgos me habla. Tenemos cuatro auditoríaas actualmente. Y no se me para el pelo". 

Cuatro auditorías, y el MP pisándole los talones

A pesar de que la red de empresas ha valido hojas de tinta en los medios de comunicación del país, el Ministerio Público todavía no ha realizado ninguna investigación concluyente.

El 31 de agosto, la intendente de verificación especial de la Superintendencia de Bancos, Susan Paola Rojas, interpuso una denuncia en la fiscalía de Lavado de Dinero del Ministerio Público en referencia esta red de empresas.

Entre los demandados, que incluyen tanto Multitel como William Colindres y otras 15 empresas o representantes legales de las mismas, no figura el alcalde.

Héctor Pérez, fiscal de Lavado de Dinero, informó que de momento no podían ofrecer ningún dato. “Estamos a la espera de que nos envíen información, tanto de la Contraloría General de Cuentas como de la SIB para poder determinar responsabilidades”, acotó.

De la misma manera, y sin que estas denuncias se hayan cruzado por el momento, la Fiscalía contra la Corrupción, se encuentra desde hace un mes investigando “de oficio” y a raíz de las publicaciones en los medios, esta misma red de empresas. Así lo informó Dennys Mayen, de la Fiscalía Contra la Corrupción.

 “El caso acaba de iniciar”, dijo Mayen, “y está en investigación”.

Autor
Autor
a
a