Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La carne sin la sangre
Ir

La carne sin la sangre

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
17 06 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

De pequeña (bueno, de adolescente también), yo era rechas.

Por una serie de eventos desafortunados combinados con ser hija única pasaba mis horas de ocio leyendo todo lo que me caía en las manos. Muchas de esas lecturas tal vez no las entendía del todo, pero me marcaron por lo intensas. Entre la nunca suficientemente grande biblioteca de mis papás estaban las obras completas de Shakespeare. Aunque Macbeth es favorito, El mercader de Venecia tiene una de las escenas de consecuencias y de lógica jurídica más perfectas en el arte: cuan...

El enfermo se nos está muriendo delante de nosotros, envenenado muchas veces por lo que le hemos dado de comer.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a