Artículos / Guatemala

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la https://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: https://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online https://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

x

  • Frank La Rue
    Simone Dalmasso
    Frank La Rue
  • Frank La Rue
    Simone Dalmasso
    Frank La Rue
-A A +A
redes sidebar
Frank La Rue, subdirector de Comunicación e Información de UNESCO

La amenaza a las radios comunitarias es política

El abogado, activista y experto guatemalteco en derechos humanos, explica la necesidad de continuar con el trabajo realizado para buscar un marco legal que proteja a los periodistas de Guatemala, analiza el panorama para que un proyecto de este tipo funcione de manera adecuada, desde una perspectiva democrática, donde no puede ser soslayada la realidad de la comunicación comunitaria, como tampoco la resistencia del mercado y los medios comerciales para reconocer a otros actores en el ejercicio del periodismo.

En 2013, el entonces presidente Otto Pérez Molina, anunció la creación de un Programa de Protección de Periodistas, e instruyó a su secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Francisco Cuevas, para que se hiciera cargo del asunto. Los meses, los años pasaron, y lo que se logró fue un esbozo de un plan que nunca fue terminado. Luego de la renuncia de Pérez Molina, el diseño de un mecanismo para proteger a los comunicadores de Guatemala, a cargo de la socióloga Ana Margarita Castillo, quedó abandonado, en un impasse.

Ahora, Frank La Rue, subdirector de Comunicación e Información del Fondo de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), anuncia que esa institución retomará el Programa de Protección para Periodistas de Guatemala. Esta vez, el enfoque se centrará en seguridad, con una perspectiva más amplia en torno a prevención, protección y procuración de justicia. La propuesta de la Unesco consiste además en la inclusión, en conjunto, de periodistas de medios comunitarios, públicos y comerciales. “La información no puede ser exclusiva de un solo sector, sino debe tener una apertura democrática para otras voces. La sociedad forma un criterio propio a partir de la información que necesita”, dice La Rue, quien entre 2008 y 2014 fue Relator Especial de Naciones Unidas sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión.

Los criterios de la Unesco para reconocer y validar el trabajo periodístico son muy amplios: cualquiera que cumpla con el servicio de informar es periodista. De esta forma, La Rue, indica que el periodismo es una profesión a la que no se le puede condicionar desde el Estado, como tampoco desde la academia. En este sentido, el representante de la Unesco ubica una pugna política por los medios de comunicación, los comerciales, los públicos y los comunitarios. “Todos importantes”, indica. En consecuencia, La Rue señala que el periodismo en Guatemala necesita establecer consensos, necesita entablar diálogos para evitar la exclusividad, promover la inclusión de todas las voces posibles, para que pueda existir un marco legal que aseguré la libertad de expresión.

¿Cómo lee el panorama actual sobre medios de comunicación y libertad de expresión en Guatemala?

La libertad de prensa, lo que necesita para el país, es un marco legal. Es decir, que se reconozca que cualquiera puede practicar el periodismo, que es considerada una profesión sin condiciones, sin requisitos ante el Estado. Lo segundo, es que el marco legal también permita la libertad de investigar, documentar, averiguar y escribir sobre cualquier tema que a uno le interese. Pero fundamentalmente se debe poner atención a la seguridad de los periodistas. Debemos empezar a usar el término seguridad y no protección, porque la seguridad es más amplia. Implica las tres “P”: prevención de actos de intimidación y agresión; protección, que debe darse cuando la agresión y la intimidación ya han ocurrido o sean inminentes; y la procuración de justicia, la plena investigación de los hechos que se han dado.

[frasepzp1]

¿Es necesario caracterizar las distintas formas en que se puede definir la profesión de periodista?

En el marco legal, lo que a veces falla en ciertos países, es darle cabida a todas las voces. Un principio básico de la libertad de expresión es la libertad y el pluralismo. El ejercicio de la libertad de prensa no es sólo la función del periodista, sino también implica el ejercicio de la sociedad para recibir información. Estamos hablando de un interés de mayorías, de un interés común y público. Se trata de construir pensamientos propios a través de los contrastes de diversas fuentes e ideas, diversidad de medios y pluralismo de posiciones.

¿Qué significa entonces una diversidad de medios?

Que no puedo recibir información sólo de medios comerciales. Que no son malos, que también hay que protegerlos. Pero hay que entender que estos medios están configurados por el lucro a partir de la información. Entonces hay que procurar la convivencia de medios comerciales y medios públicos pero independientes, no controlados por el gobierno ni por un partido político. Debe haber una frecuencia radial y otra televisiva que sea gestionada por el Estado, pero que no sea una propuesta desde el gobierno. Dentro de nuestros contextos de países en desarrollo, tenemos los medios comunitarios. La idea es que tienes comunidades con realidades económicas distintas, bolsones de población que viven en más y menos pobreza, pero con una diversidad étnica y cultural muy grande. En el respeto a esta diversidad, se plantea el reconocimiento de otros medios que respondan a los intereses de estas comunidades. En la declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de Pueblos Indígenas, se dice que todo pueblo tiene derecho a usar los medios tradicionales o tener medios propios de comunicación. Los países con mayor población, en particular deberían tener medios comunitarios.

No obstante, el libre mercado, la propiedad privada, ha configurado el espacio de la libertad de expresión en Guatemala.

Fue una tendencia mundial. Pero especialmente de América Latina. Hubo un momento en que la tendencia era que únicamente lo privado era bueno y lo público era malo. En Europa no sucedió lo mismo, y tenemos por ejemplo que muchos olvidan: la BBC de Londres, que es de lo mejor que hay, es pública, con fondos estatales. Lo mismo con la Radio Netherlands, Francia Internacional, que son estatales pero no controlados por el gobierno. Hay una tradición de radios públicas que es importante. En Guatemala se dio la “modernización” de privatizar todas las frecuencias del Estado. Y se privatizó arbitrariamente, creando orden, como suelen argumentar desde el libre mercado, con las subasta. Lo importante es que esta dinámica es aplicable a las comerciales. Pero nunca se creó la categoría para radios comunitarias ni se guardó la reserva del espectro. Es el gran fallo de Guatemala, y aún hoy se niega el reconocimiento de una ley para este tema.

La ley de comunicación tiene muchos problemas. Por ejemplo, el órgano regulador es la Superintendencia de Telecomunicaciones (SIT). En todos los países se ha instado a que el órgano regulador de una ley de comunicaciones sea del Estado, pero independiente, con presupuesto propio, con diversidad de participantes técnicos. Aquí la SIT tiene apariencia de algo autónomo pero no lo es, es una dirección general del Ministerio de Comunicaciones, que hasta resulta en una ficción legal dentro del marco jurídico que se intenta en Guatemala para la libertad de expresión. Las subastas son aplicables, claro, a lo comercial, pero no se puede intentar este tipo de mecanismos para radios estatales o comunitarias. No se trata de que el que tenga más recursos es el único que tiene acceso al espacio radiofónico. La idea de democracia y pluralismo implica el combate a los monopolios. Como ocurre en EE.UU. donde la Federal Comunications Commission (FCC) controla quién tiene un medio televisivo en un área no puede tener un medio de prensa escrito en la misma jurisdicción; el fin es garantizar la diversidad, que la gente no se informe sólo con un mismo discurso, sino desde distintas aproximaciones a la noticia.

¿A qué atribuye el ataque mediático de los últimos meses en contra de la legitimidad de las radios comunitarias desde la Cámara de Radiodifusión de Guatemala?

La amenaza es política. No es económica ni de discurso, sino política. Evidentemente económica no es, porque las radios comunitarias no pueden competir. Las radios comunitarias tienen que tener tres características: deben ser de la comunidad, no ser lucrativas y no pueden hacer proselitismo ni político ni religioso. Si es la radio de una iglesia no entra dentro de la lógica comunitaria. Entonces, la amenaza es política porque el gran negocio de la comunicación en Guatemala, tanto radio, prensa, televisión, se da a partir de los procesos electorales. Quien controla la publicidad política también controla las elecciones. La televisión, la radio configuran el voto. Esa es la pugna. El dilema.

[frasepzp2]

¿Cómo entender las acusaciones de corrupción en torno a la Ley de Radios Comunitarias por parte del sector comercial? Por ejemplo, se ha pedido a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) que inicie investigaciones

Lo piden pero no dicen por qué. Tiran el comentario pero no el argumento, la lógica, la razón… Se habla de radios piratas, claro, pero se trata sobre todo de la criminalización de la comunicación comunitaria. Aun cuando se difunde sin autorización no es un delito, no está tipificado como tal. Se trata de una falta administrativa, no de otra cosa. Si se acusa de hurto, ¡hurto!, una frecuencia electromagnética no se puede robar… el hurto es para inmuebles. Por lo tanto no hay y no debería de haber tipificación de delito en estos casos. Tampoco digo que interferir la señal de una radio autorizada sea correcto, pero únicamente es una falta administrativa.

Lee también: Lanza: Reconocer los medios comunitarios sería un paso importante para la democracia

¿Cómo queda la categorización de los periodistas, es decir, el comunitario, el empleado público y el comercial?

Es válido para todos. Es periodismo. Todos hacen un servicio de informar. No es dable que se diga que sólo los medios comerciales tienen periodistas.

¿Cómo enfrenta entonces el Estado un mecanismo para brindar seguridad a todos los periodistas?

Es muy importante, el criterio, tanto de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la ONU, que el periodismo es la profesión sin condiciones. No se exige título. No se exige colegiación profesional. Ni se exige registro con el gobierno. No significa, en todo caso, que estemos en contra de que se tengan estudios profesionales, como tampoco demeritamos a las asociaciones de periodismo, como mucho menos, dependiendo los distintos tipos de cobertura, se deban registrar las profesiones ante alguna autoridad. Pero lo que no debe hacerse es que existan condiciones indispensables para hacer periodismo. Sería muy fácil, en caso contrario, negarle a cualquier el oficio de informar.

¿Cómo evalúa cuando en la información no hay contrastes, y sí hay discurso y activismo?

Un activista puede ser periodista. Pasa, como pasa en todo el mundo, que los gremios suelen ser exclusivos. Es como los médicos que no quieren reconocer la medicina homeopática: “es que esos no son doctores”. Cada gremio se protege a sí mismo y es por ello la necesidad de marcos legales y mecanismos de seguridad para periodistas.

La mesa de trabajo para la protección de periodistas en Guatemala, quedó en un limbo luego del gobierno del Partido Patriota…

La idea, la misión, es retomar el tema de seguridad para la libertad de expresión. Es parte de la agenda de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la Unesco. Se continuará con lo ya trabajado con la mesa. No es empezar de cero. Hasta el momento hay un plan de trabajo, una evaluación del plan de trabajo que estaba bien. El cambio, sí, es que en el gobierno anterior se planteó desde la Secretaría de Comunicación de la Presidencia, y este no es un tema que debería ser parte de sus funciones. La propuesta es que, bajo la perspectiva de Derechos Humanos, debe ser retomado ahora o con Copredeh (Comisión Presidencial de Derechos Humanos) o por el Ministerio de Gobernación desde el Viceministerio de Prevención. Ese es el planteamiento que tenemos desde la Unesco para Guatemala. Es importante que cada país cuente con un mecanismo, un protocolo de seguridad para los periodistas. Es importante además que todas las asociaciones de prensa de Guatemala se pongan de acuerdo en este tipo de temas; que no se excluyan entre ellos y reconozcan la pluralidad del periodismo. Hay 13 asociaciones de prensa en el país, más otras de periodismo comunitarios. Unesco puede acompañar pero no puede sustituir el papel de los propios periodistas para ponerse de acuerdo. No debe haber exclusividad de nadie. 

Nota de edición: 
Debemos empezar a usar el término seguridad y no protección, porque la seguridad es más amplia
La amenaza es política. No es económica ni de discurso, sino política. Evidentemente económica no es, porque las radios comunitarias no pueden competir.