Cerrar

Ir

«Juego de tronos»: nunca dejamos de jugar

Ello nos permite pasar de los personajes completos de la ficción a la mediocre caricatura en que se nos muestran, por ejemplo, buena parte de nuestros políticos.
Tipo de Nota: 
Opinión

«Juego de tronos»: nunca dejamos de jugar

18 de Mayo de 2019
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Redes-lateral

La saga Canción de fuego y hielo y el primer libro de esta, Juego de tronos, nombre de la serie de televisión, nos han mantenido en vilo en los últimos años.

Ambos combinan lo mejor de su género, ya que se han atrevido a traspasar los límites de lo políticamente correcto tanto dentro de la literatura como de lo concebido para una serie televisiva de ficción. ¿El resultado? Millones de televidentes a la expectativa, un éxito sin precedentes y algunos prejuicios quizá no superados, pero al menos expuestos al gran público lector y televidente, sea de vanguardia o el más mojigato de todos.

Pero ¿qué es lo que atrae y consume el interés alrededo...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión




Ver Comentarios
Autor
a
a