“Hay gente que es feliz viviendo con poco y hay gente que tiene millones y no saben ni dónde están parados”

Sololá

MARÍA ISABEL ARÉVALO

Instructora de yoga
Panajachel
Edad en el momento de la entrevista (2017)/ 35

 

María Isabel es DJ, maestra de arte, diseñadora gráfica e instructor de yoga. Tiene dos hijos hombres, de 5 y 9 años. Pertenece a Artitlán, un grupo que hace consciencia ecológica a través del arte para ayudar al lago. Es de la capital, pero vive en Panajachel desde hace tanto tiempo que se considera panajachelense. Su nombre artístico y acróstico es MIA. “Es la personalidad que me forjé cuando salí del colegio y me atreví a ser mí misma”. Estudió en un colegio de monjas conservador, solo mujeres. El arte le viene por influencia familiar, aunque no le fue fácil por la situación económica de sus padres. Se le presentó la oportunidad de viajar a los Estados Unidos. Allá fue su primer contacto con el yoga. Vivió dos años allá. Su mamá se fue a vivir a Panajachel, ella la fue a visitar; ese mismo día consiguió trabajo como maestra de arte y decidió quedarse. “Para mí ha sido vital dedicarme al arte. Es parte de mi sanidad, mi forma de decirle al mundo cómo lo veo. Me veo como una rebelde, de alguna manera he creado mi propia realidad. Trato de estar alejada de noticias, de los periódicos y de la televisión. Yo no vivo esa realidad. Quiero que mis hijos tengan otra percepción del mundo. No la que el sistema les impone”. Acerca de la desigualdad, opina que hay “mucha pobreza a propósito, porque no debería haber hambre en este país siendo tan fértil y teniendo tanta sabiduría ancestral. A mí me ha tocado experimentar hambre y no tener casa, y también he experimentado la riqueza en mi familia, que no duró mucho. Me he dado cuenta de que hay gente que es feliz viviendo con poco y hay gente que tiene millones y no saben ni donde están parados”.